Siempre protagonista

EXCLUSIVA | La excentricidad de la boda de Sergio y Pilar que no gustó nada a Victoria Beckham

David y Victoria Beckham
David y Victoria Beckham, en la celebración de la boda de Sergio Ramos / Gtres
  • LOOK

Victoria Beckham se lo estaba pasando de cine en Sevilla hasta que hubo algo que le rompió todos los esquemas. LOOK descubre lo que no gustó nada a la diseñadora de la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio

Conforme pasan los días, siguen saliendo a la luz desconocidas anécdotas de la hermética fiesta con la que Sergio Ramos y Pilar Rubio celebraron su boda en la finca ‘La Alegría SR4’. LOOK ha ido informando estos días en exclusiva de varias noticias que tuvieron lugar el pasado sábado en Sevilla: la ausencia de Vania Millán, la negativa de Rosalía a actuar o la intrahistoria del veto a los móviles. Ahora le toca el turno a Victoria Beckham.

La presencia del glamuroso matrimonio en la ciudad del Guadalquivir despertó una gran atención mediática y social. Las cámaras siguieron sus pasos y ellos se mostraron cómodos y con naturalidad. Buena prueba de ello es que decidieron quedarse todo el fin de semana para disfrutar de los encantos de la capital hispalense. Los Beckham se lo pasaron de maravilla en la boda de Sergio y Pilar (casi) todo el tiempo. Y es que hubo algo que no gustó nada a Victoria Adams Y este digital ha podido conocerlo de primera mano.

Victoria Beckham

A la llegada a la finca donde se iba a celebrar la fiesta nupcial, los invitados debían recorrer los metros que separaban la entrada de la zona donde iba a tener lugar la cena y el resto de sorpresas que habían organizado los novios. Para garantizar la comodidad de todos y hacer más llevadero el calor típico que arrecia Sevilla en estas fechas, Sergio Ramos y Pilar Rubio pusieron buggys (vehículos diseñados para andar en la arena) que recogían y llevaban a todos los asistentes de un punto al otro.

Todos los invitados se montaron en los coches, todos salvo Victoria Beckham. La ex Spice Girl se negó a subirse y no le hizo mucha gracia la idea de recorrer esa distancia en buggy. ¿Y qué hizo? Caminar a pie los metros -que no eran pocos– que separaban la entrada al recinto de la fiesta. Una anécdota que confirma que Victoria es una mujer especial y que si hay algo que no le cuadra, no va a pasar por el aro. Lo que no se sabe es si su marido le acompañó en la caminata bajo el cielo sevillano o bien prefirió montarse en el vehículo y esperarla a que llegase.  [LEER MÁS: doña Letizia, segundona en Windsor]

Últimas noticias