Su entrevista más personal

Tita Thyssen en Salvados: la monarquía, el feminismo y la pornografía

Tita Thyssen
Tita Thyssen visita "Salvados"./Atresmedia

La baronesa ha concedido su entrevista más personal a Jordi Evolé donde ha repasado su vida y opinado sobre todos los temas de actualidad: Cataluña, el futuro de la monarquía y el feminismo.

Pocas vidas hay tan fascinantes como la de Tita Thyssen. La baronesa ha vivido varias vidas en una, marcada por la belleza, el lujo y el arte. Figura incuestionable de la cultura, ha concedido a Jordi Évole una de sus entrevistas más personales en la que su colección y la de su difunto marido sirvieron de hilo conductor, pero poco más. La actualidad manda y ningún tema quedó por tratar. La aristócrata habló de todo: su pasado como Miss España, su primer matrimonio, su valiosa colección de arte, el futuro de la monarquía, el feminismo y Cataluña.

El presentador, con sus mañas habituales, intentó llevar a Tita a su terreno. Jordi, al contemplar el famoso cuadro “Hombre rojo con bigote” dijo: “desde luego, “Hombre rojo con bigote” no se inspiró en Aznar. ¿Ha votado usted alguna vez a Aznar? La baronesa, dando muestras de su gran habilidad contra preguntó: “Pero, ¿venimos a hablar de arte o de política? Le tengo un gran aprecio al Sr. Aznar. Fue un gran presidente del Gobierno. Pero yo tengo la nacionalidad Suiza. No voto aquí”. El primer recado a Evole estaba enviado. La entrevista no iba a ser tan fácil.

Tita habló de todo pero hubo temas en los que no ha querido entrar demasiado. La política y la religión, por ejemplo. No se puede negar que la que fuera primera Miss España de la historia no le hayan educado de la mejor manera. A los 18 años ya hablaba 5 idiomas y desde siempre ha tenido claro que de dinero, política y religión no se hablan en una mesa o, en este caso, en un museo. El Thyssen fue el escenario elegido para la entrevista y cuando las preguntas le eran incómodas, Carmen sacaba la baronesa que lleva dentro para decirle al periodista que hasta aquí.

Gran defensora de la corona, alabó y mucho la labor de los reyes, tanto de los eméritos como los actuales. Preguntada por don Juan Carlos y los escándalos que le abocaron a la abdicación, Thyssen fue directa: “Solo veis lo malo. Don Juan Carlos fue un gran rey. Felipe y Letizia lo están haciendo muy bien. Su trabajo no es fácil. Siempre están trabajando. Algunos piensan que no pero no es verdad. Los admiro muchísimo.” Jordi insistió y siguió preguntando por el tema pero la baronesa cortó al momento: “No me preguntes más por esto. No te voy a decir más sobre este tema. Son estupendos”. El periodista, acostumbrado a escarbar y a orientar su entrevistas, se quedó completamente fuera de juego.

La misma suerte corrió cuando se le preguntó por Cataluña: “Amo a mi país. Los problemas se solucionan dialogando”. Es cierto que Evolé intentó arrancarle un titular más contundente pero no hubo manera. Al presentador le pareció bien, no obstante, seguir por los derroteros de la actualidad. Le interesaba mucho que una mujer como Carmen, ex miss y baronesa consorte, le diera su opinión sobre el movimiento feminista: “Yo no soy feminista, soy femenina. No voy a entrar en lo obvio. Claro que que tiene que haber igualdad salarial y todas esas cosas. No somos peores ni mejores, somos iguales”.

Recuerdo a Henry Thyssen

El barón fue el ausente más presente. Tita le mencionó en muchas ocasiones y puso en valor la colección de su marido y de la gran generosidad de este en traerla a España: “Margaret Thatcher me acusa en sus memorias de ser la culpable de que la colección no esté en el Reino Unido. Yo amo a mi país y quería que la colección estuviera aquí. He renunciado a todo para que así fuera”. Aunque habló de hombres tan dispares como su primer marido, el actor Lex Barker o Frank Sinatra, Tita quiso dejar claro que el hombre de su vida fue el barón. Junto a él pasó los mejores años de su vida. Se entendían y se compenetraban: «Tenía un gran sentido del humor y bailábamos mucho delante de estos mismos cuadros, en Lugano, hasta altas horas de la madrugada.

Dicho esto, aún quedaba por llegar el momento más surrealista de la noche. Tita y Jordi se detuvieron delante de un cuadro donde se apreciaba a una mujer casi desnuda. Al periodista le pareció oportuno preguntarle por el porno: “¿Ha visto usted películas porno?”. Una vez más, pensando el presentador de “Salvados” que conseguiría descolocar a la coleccionista, se llevó otra lección: “No, nunca. A mi el porno no me va a enseñar nada que no sepa”.

Resulta curioso que un profesional experimentado como Jordi Évole, acostumbrado a “acorralar” a los líderes mundiales más imprevisibles, no haya logrado el mismo efecto con su última invitada: “Yo suelo llevar a mis invitados a mi terreno y lograr que me contesten y usted me pide cambiar de tema y no me contesta. Esto no es lo habitual”. Falsa modestia o condescendencia aparte, lo cierto es que Tita “ganó” por goleada.

Lo último en Famosos

Últimas noticias