LOOK LO ANALIZA

El corte de pelo de Puigdemont: ¿Una estrategia de cara al juicio?

El corte de pelo de Puigdemont: ¿Una estrategia de cara al juicio?
Carles Puigdemont en imagen de archivo / Gtres

Este viernes, Carles Puigdemont (54) tiene un reto que cumplir. El expresidente de la Generalitat debe demostrar que no va a tener un juicio justo en España para lograr la intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo en la crisis catalana. Quizá por eso, en su estrategia para lograrlo, el primer movimiento no ha tenido nada que ver con un discurso político ni con un referéndum ilegal. Esta vez, Puigdemont ha apostado por un recurso al que, a menudo, acuden numerosos políticos cuando quieren conseguir sus objetivos: apostar por un cambio de imagen.

[EN IMÁGENES | Meritxell Borràs y Dolors Bassa, las dos independentistas en prisión provisional]

Puigdemont
Puigdemont junto a Marta Rovira en la imagen que la secretaria de ERC ha compartido en Twitter

Por eso, este digital se ha puesto en contacto con la experta Ana Iriberri, de AiAsesoresdeimagen, quien apunta a que “el expresident ha querido abandonar aquel ‘look’ desaliñado que le otorgaba un aire rebelde y ahora apuesta por una imagen mucho más clásica y formal“. Un semblante que sin duda choca con sus ideas revolucionarias en Cataluña, pero que le conviene si quiere librarse de la cárcel. Un destino del que no se han librado sus compañeros Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Carles Mundó, Meritxell Borràs, Dolors Bassa y Josep Rull.

[PUEDES VER | La paradoja ‘unionista’ de la esposa de Puigdemont]

“Es habitual que nos encontremos con que las personas  (y los personajes públicos especialmente), afronten un cambio radical de imagen cuando se encuentran en una etapa de cambio importante en su vida. En este caso, en el que hablamos de una persona que se encuentra en pleno proceso judicial es todavía más frecuente, ya que puede ser una manera de comunicar a la gente que existe una cierta ruptura con el pasado, y por tanto con aquello por lo que se les está procesando”, advierte la experta.

¿El resultado? Un renovado Puigdemont que con menor volumen de pelo y peinado con la raya a un lado goza de un aspecto mucho más benevolente y rejuvenecido. Todo un cambio de imagen que no ha pasado desapercibido en redes a lo largo de todo este jueves, después de que la secretaria de ERC, Marta Rovira, compartiera en redes una fotografía con él en su visita a Bruselas.

Últimas noticias