el próximo viernes pronunciará su primer discurso

Cuenta atrás para Leonor

La princesa Leonor
Ver Galería
La princesa Leonor en una imagen de archivo /Gtres

Leonor ya tiene respuesta a la pregunta que hace poco más de 5 años le hizo a su padre, el rey Felipe: ¿Papá, cuando voy a hacer un discurso como tú? Será tan solo en una semana, el próximo viernes en el teatro Campoamor, durante la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias. Todo, o casi todo, está escrito para Leonor, carita de niña y condición de princesa; privilegios y obligaciones que respira desde que nació hace ahora casi 14 años (los cumple el próximo día 31).

Siete días para escucharla en el que será su primer discurso, minuciosamente preparado y ante el que, según su madre, la reina Letizia, asegura sentirse “encantada y muy tranquila”, tal y como declaró en la celebración del 30 aniversario del diario El Mundo. Con su vida predestinada desde que su madre supo que nacería en octubre de 2005, Leonor de Borbón, Princesa de Asturias, de Gerona y de Viana, duquesa de Montblanc, condesa de Cervera y señora de Balaguer, tiene plan reservado para el próximo fin de semana desde hace un par de años. Ella y su hermana Sofía, que también  asistirá por primera vez a la entrega de premios en Oviedo, ya tienen listo el vestido y los zapatos que lucirán y lo saben todo acerca de esta cita con mayores. Letizia cuenta que es lo que han visto en casa. Mientras que una niña de 14 años vive momentos familiares con sus padres, viendo tele, compartiendo algún juego de mesa o haciendo los deberes en casa, Leonor ha ‘asistido’ a la entrega de premios Príncipe de Asturias desde que tiene uso de razón.

Princesa de Asturias, Leonor de Borbón
Leonor cautivó con su sonrisa el 30 de enero del año pasado, cuando su padre cumplía 50 años y le impuso la máxima distinción de la Corona, el Toison de oro./Gtres

Si su madre se estrenaba en octubre de 2004, tras casarse con el entonces príncipe Felipe, ella, desde bien chiquita, ha visto a sus papás por la tele en esa ceremonia, acompañada de alguien que se lo enseñaba. También ha visto el video del día en el que su padre dio el primer discurso en el mismo escenario, leyendo un folio manuscrito y con voz aún infantil. Me cuentan que las dos han presenciado como los Reyes ultimaban algún discurso como una escena más de la intimidad en familia, en casa, una noche cualquiera.

En este último año, Leonor ha ido preparando la cita de Oviedo de tal manera que tanto ella como Sofía conocen lo más importante del protocolo de ese día, han repasado los vídeos de otros años, saben quién va, quiénes son los premiados y la importancia de estos galardones. Cuando don Felipe leyó su primer discurso también a los 13 años, en 1981, la dimensión de los premios Príncipe de Asturias era menor, prácticamente local. Hoy, Leonor se estrena, casi cuatro décadas después, en un auditorio que alberga la entrega de las distinciones más importantes del mundo después de los Nobel. En casa lo saben y poco a poco, la princesa ha ido aprendiendo el papel escrito especialmente para ella. Estará bien, me aseguran: “Leonor es muy serena, tranquila y reflexiva. No sólo ha heredado de su padre los ojos azules. Es igual a él en forma de ser”, explica alguien que los conoce.

Rey Felipe y Leonor de Borbón
Don Felipe da la mano a su hija Leonor, durante un paseo por las calles de Almagro, en 2013./Gtres

Me pregunto cuán difícil es educar a una princesa, si ya es poco fácil hacerlo con las hijas sin condición real alguna. En la era digital, de ordenadores, tabletas, teléfonos móviles y redes sociales, con la adolescencia adelantada que viven los púberes de hoy en día y sus padres, no quiero ni imaginarlo. Leonor no rechista, es buena estudiante y dicen que tiene un ángel especial.

Se ha hablado mucho de lo estricto de la educación de doña Letizia en el día a día, fruto de su ansiado perfeccionismo, y de los mimos de don Felipe, loco por sus hijas. Pero con 13 y 11 años, Leonor y Sofía no pueden abstraerse del todo de la realidad que les rodea fuera de su residencia palaciega: el colegio, sus compañeros, las fiestas de cumpleaños, los móviles y mensajitos. Jamás se les ha fotografiado móvil en mano, como seguro que pasa con otros niños de su edad. Se cuidan muy mucho que esta imagen salga. Se han preocupado de que crezcan con una vida lo más normal posible pese a que sus días poco tienen de ordinario. Les- ha- tocado, especialmente a Leonor, por su condición de primogénita y heredera. Que las niñas han estado muy protegidas es público y notorio. Es sabida la obsesión de doña Letizia de que no se tomen más imágenes que las estrictamente necesarias, deseo compartido obviamente por don Felipe, visto lo ocurrido en la niñez de ambas en que las vimos con cuenta gotas.

Infanta Leonor de Borbón
Así de feliz se mostraba la infanta Leonor en su primer día de de colegio, el 15 de septiembre de 2008. La princesa de Asturias estudia en e mismo centro en el que lo hizo don Felipe, Santa María de los Rosales. /Gtres.

Parece que evitarán su presencia, por lo que se puede confirmar a siete días vista, en el concierto en el Auditorio Príncipe Felipe a cargo de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias y el Coro de la fundación Princesa de Asturias, previsto para el próximo jueves a las siete y media. Sin embargo, me dicen que están preparando “algo” para las 5 de la tarde de ese mismo día, dos horas y media antes del recital. Pero será el viernes, cuando todos los focos estarán pendiente de ella. Escucharemos su voz en su primer discurso. Está claro que todos los Reyes fueron niños algún día. Leonor me produce ternura (también Sofía), no lo puedo evitar. Ha llegado la hora, la cuenta atrás. Este es solo el principio. Suerte, pequeña Alteza.

Lo último en Famosos

Últimas noticias