MI CASA ES LA TUYA

José Ortega Cano desvela como fue su primer e inesperado encuentro con Rocío Jurado

José Ortega Cano desvela como fue su primer e inesperado encuentro con Rocío Jurado
José Ortega Cano charla animadamente con Bertín Osborne./Mediaset

20 años antes de su boda, José y Rocío mantuvieron un fugaz encuentro que el torero nunca pudo olvidar.

Una vida de película. Así se podría titular la nueva entrega de ‘Mi casa es la tuya’ con José Ortega Cano como protagonista. El torero ha tenido varias vidas en una y así lo ha compartido con Bertín Osborne. Ambos amigos hablaron largo y tendido de todas las etapas del diestro, desde sus duros comienzos en el mundo del toro, pasando por el terrible accidente que casi acabó con su vida. En clave femenina, en su vida hay tres nombres que destacan sobre todos los demás: Rocío Jurado, su hija Gloria Camila y su última esposa, Ana María Aldón. Como cabría esperar, la cantante tuvo un gran protagonismo en el programa gracias también a revelaciones exclusivas reveladas por Ortega Cano por primera vez.

El maestro y la artista se casaron en 1995 pero su amor viene de lejos, al menos por parte de José. A finales de los año 70, ya Rocío era una cantante consagrada. Por su lado, el torero aun no había triunfado. En esa época se encontraron por primera vez. “La más grande” se cruzó con el cartagenero por la calle Serrano de Madrid. El diestro, que ya por aquel entonces era un gran admirador de la diva de la canción, la estuvo siguiendo durante toda la tarde por las calles de la capital. En un momento dado, y siempre según las palabras de José “Rocío se dio cuenta, se paró y me dijo que si quería un autógrafo. Me morí de la vergüenza.”, dijo entre risas. Nada por aquel entonces hacia presagiar que décadas más tarde se casarían, como así fue.

La muerte inesperada de Rocío

El matrimonio hizo correr ríos de tinta y juntos formaron un hogar. A ellos se unieron sus dos hijos, Gloria Camila y José Fernando. Pero a veces lo bueno dura poco y la enfermedad terminó llevándose a la cantante. Su muerte dejó muy tocado a un José Ortega Cano que entró en una espiral sin rumbo. El maestro tocó fondo cuando tuvo un accidente en el que perdió la vida Carlos Parra, un vecino de Castilblanco de los Arroyos. Fueron años muy duros que llevaron al diestro a la cárcel por homicidio imprudente y conducción temeraria. José abrió su corazón a Bertín y no tuvo reparos en hablar del terrible suceso: “Cuando me desperté y me enteré que había matado a una persona me quise morir yo”. También quiso recordar sus momentos entre rejas: “La cárcel no la llevé mal. Leí mucho la Biblia”. Unos años oscuros que afortunadamente terminaron, en buena medida gracias a Ana María Aldón.

El flechazo con Ana María

Ana María llegó a su vida de forma inesperada. Ortega Cano se encontraba completamente a la deriva cuando conoció a la ex frutera en su finca La Yerbabuena. La sanluqueña acudió a conocer el campo junto a su madre cuando fue sorprendida por el diestro. El flechazo fue inmediato. Tanto, que nada más conocerla, José le invitó a ir al Rocío.

Pero no todo fueron vinos y rosas. Ana María se vio en las portadas de las revistas de la noche a la mañana y con críticas muy feroces. La situación llegó hasta tal punto que en un momento dado “pensé en coger un coche y suicidarme”. Unas duras palabras que por suerte ha llevado el viento. A día de hoy, la andaluza vive felizmente casada junto al maestro, que tras años oscuros ha vuelto a poner paz y armonía en su vida.

Lo último en Famosos

Últimas noticias