Por primera vez en televisión

La gran encerrona de Beatriz Arrastia a su nieta Tamara Falcó

Tamara Falcó, Julio José Iglesias
Tamara Falcó y Julio José Iglesias en "Volverte a ver"./Mediaset

La madre de Isabel Preysler fue sorprendida por sus nietos Julio José Iglesias y Tamara Falcó en el programa “Volverte a ver” de Telecinco. Beatriz, que cumplirá próximamente 96 años, fue la responsable de la conversión de Tamara.

Parecía que lo conocíamos todo de Isabel Preysler, pero nada más lejos de la realidad. El mayor “secreto” de la reina de corazones tiene casi 96 años de edad y es su madre. Beatriz Arrastia lleva 20 años viviendo en España pero poco o nada se sabe de ella. Muy discreta, ha pasado de puntillas por la vida de su celebre hija, siempre en un segundo plano y prácticamente en silencio. Hasta ahora.

Beatriz fue sorprendida por dos de sus nietos, Tamara Falcó y Julio José Iglesias. Ellos son los responsables que acudiera por primera vez a un plató de televisión, el de ‘Volverte a ver’ en Telecinco. El motivo no era otro que agradecer a la matriarca del clan su ejemplo y singularidad. Ambos nietos narraron algunos momentos que han marcado sus vidas y eso gracias a su “beba” Beatriz. Julio fue el primero en romper el hielo: “mi abuela me ha marcado muchísimo. Cuando vengo a España, lo que más me apetece es estar con ella, desayunar, nuestras partidas de dominó… Es la mejor abuela del mundo”.

Tampoco ahorró en elogios Tamara. La más aristocrática de las Preysler ha desvelado algunos de los momentos que más le han marcado junto a su abuela: “mi abuela se vino a vivir con nosotros cuando yo tenía 15 años y en casa éramos un poco ateos. Ella iba todos los días a misa y nos reíamos por ello. Yo ni sabía que había misa todos los días… Y años más tarde me convertí totalmente y fue gracias a ella. A su ejemplo”. Beatriz sin embargo se quitaba todo el mérito: “un día me llamó el padre de Tamara agradeciéndome por el cambio (religioso) de Tamara. Yo le dije que para nada era cosa mía. Fue Tamara la que quiso cambiar”.

Sin embargo, este no fue, ni mucho menos, el momento más sorprendente de la noche. Tamara contó que una vez su abuela le preparó una “encerrona”. Y todo porque un día fue a comer a casa de Isabel Preysler uno de los ex novios de la hija del marqués de Griñon. Como no podría ser de otra manera, el joven fue muy bien recibido por la familia, aunque Beatriz se guardaba un anhelo secreto. Según cuenta Tamara, así que se tuvo oportunidad le soltó: “¿Cuándo le vas a pedir matrimonio a mi nieta?”. Una divertida anécdota que aún hoy Tamara “reprocha” a su abuela.

Últimas noticias