Divorcio de Arantxa Sánchez Vicario

EXCLUSIVA | Josep Santacana, desesperado: pide a la justicia poder ver a sus hijos

Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario
Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario en un fotomontaje de LOOK

LOOK ha tenido acceso al documento que demuestra el enorme interés de Santacana por disfrutar de sus hijos

El 3 de enero de 2018 se dinamitó la cordialidad reinante entre Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. Hacía tiempo que el suyo era un matrimonio roto, pero el bienestar de sus dos hijos se había convertido en su prioridad y por ello acordaron mantener una estrechísima relación. Sin embargo, aquellas buenas intenciones se quedaron en eso, intenciones, y finalmente Santacana presentó una demanda de divorcio aquel aciago 3 de enero que marcó el inicio de una guerra sin cuartel que aún continúa. ¿La última batalla? La que libra el empresario catalán para poder ver a sus hijos, dos menores de 9 y 7 años con los que lleva meses sin hablar.

A pesar de que la defensa de Arantxa Sánchez Vicario ha argumentado recientemente que es el padre el que no quiere ver a los niños, este digital ha tenido acceso en exclusiva al documento que demuestra el enorme interés de Santacana por disfrutar de sus hijos. Un interés que se torna en desesperación cuando la defensa de su ex desoye sus peticiones.

Tras reiteradas negativas y silencios por parte de Arantxa Sánchez Vicario y su equipo legal a sentarse a negociar con Santacana un posible calendario de visitas óptimo para ambos progenitores, el empresario ha recurrido a la Corte de Miami. Tal y como deslizan fuentes judiciales, el pasado 18 de junio Josep presentó un escrito ante la justicia para pedir formalmente un régimen de visitas que le posibilite estar con sus dos hijos menores. En este escrito, Santacana es consciente de que ha de resolverse su proceso de divorcio para que este régimen sea definitivo y firme, pero mientras se resuelve -recordemos que finalmente la pareja se divorciará en España- exige que la justicia de Miami actúe respecto a los menores ya que estos tienen residencia en la ciudad estadounidense.

Santacana y Sánchez Vicario
Santacana y Sánchez Vicario junto a su hija en una imagen de archivo / Gtres

Para facilitar el desarrollo de un calendario de visitas que permita a ambos padres estar con sus hijos, Santacana recurre a lo que en Estados Unidos se conoce como Guardian ad Litem, una figura -puede o no ser abogado- que supervise ese calendario y emita un informe a la Corte explicando los pormenores de dicho régimen. Esta persona ha de velar por los intereses de los niños, debe asegurarse de que los dos progenitores buscan el bienestar de los mismos y por ello debe ser completamente ajeno e independiente a cualquiera de las partes. Santacana además pide que los costes de este Guardian ad Litem sean sufragados al 50% por él y por Arantxa.

Esta última decisión de Santacana de pedir ante la Corte un calendario de visitas responde a su frustración por no poder ver a sus hijos. “Él necesita ver a sus hijos cuanto antes”, aseguran a LOOK fuentes cercanas al empresario. “No entiende que Arantxa le esté separando de los niños”, prosiguen sorprendidas las mismas fuentes.

Últimas noticias