Exclusiva LOOK

Vacaciones a la gallega: pillamos a Mariano Rajoy tomando el aperitivo

Mariano Rajoy
Las vacaciones a la gallega de Mariano Rajoy / LOOK

El expresidente del Gobierno prefiere el verano en Galicia y junto a sus incondicionales de siempre

Mariano Rajoy es un expresidente atípico. Lejos de la pompa que rodea a los grandes mandatarios de nuestro país, Rajoy sigue cultivando su leyenda de hombre tranquilo que tanto le persigue. Felipe González prefiere veranear en Marruecos, o en el Caribe, junto a su gran amigo Carlos Slim. Aznar no perdona un verano en Marbella junto a la beautiful people internacional. Sin embargo, el gallego es fiel a sí mismo: verano en Galicia y junto a sus incondicionales de siempre.

[¿Dónde pasan las vacaciones los líderes políticos?]

Mariano llegó hace apenas unos días a Galicia. Toda la vida ha veraneado en Sangenjo, y una vez más ha cumplido la tradición. Allí están sus mejores recuerdos. Durante su etapa como presidente, alquiló una casa rural, más hacia el interior. Eran tiempos difíciles, con España al borde del rescate, y prefería no molestar a sus vecinos con escoltas y demás parafernalia. Sin embargo, este año, ha vuelto a su piso a primera línea de playa y LOOK ha sido testigo de sus andanzas. Fiel a su rutina y acompañado por un viejo amigo, el exmandatario salió a caminar en la mañana de este viernes por la que es una de sus rutas favoritas: la que va de Mies a Ribadumia, Pontevedra.

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy desconecta en Ribadumia (Pontevedra) en enero de 2018 / Gtres

Tras su larga caminata mañanera, Rajoy se dispuso a tomar el aperitivo en el bar Os Castaños, a pocos kilómetros de Sangenjo. Allí le esperaban su esposa Elvira Fernández “Viri”, así como otros amigos, como la exministra y actual presidenta de las Cortes, Ana Pastor. Más tarde se uniría su marido, José Benito Suárez, gran amigo de Rajoy y con el que sale a caminar frecuentemente.

El menú del aperitivo degustado por el expresidente y sus acompañantes no podría ser más autóctono: pulpo a la gallega (la ración en el bar cuesta cerca de los 10 euros) y empanada. De beber, agua. La reunión de amigos duró hasta la hora de comer. El buen ánimo fue una constante, así como las muestras de cariño de los demás clientes. Un grupo de jóvenes no dudó en acercarse para agradecerle al expresidente “todo lo que hizo por España”, algo que agradeció accediendo a hacerse una foto.

Mariano Rajoy
Rajoy con Ana Pastor, Pilar Rojo y su marido Alfredo Díaz Grande disfrutan del aperitivo / LOOK

A Rajoy se le ve feliz y relajado. Como si se hubiera quitado un peso de encima. Entre las conversaciones, ni una sola palabra de política. Todo hace indicar que el político gallego ha pasado página, y lo ha hecho para siempre. El tiempo lo dirá, pero lo que parece cierto es que, en verano, de Galicia nadie lo mueve.

Últimas noticias