Acuden a revisión

El después de la visita al ginecólogo de Pablo Iglesias e Irene Montero: él enfurecido, ella feliz

pablo iglesias irene montero
Emociones encontradas entre Pablo Iglesias e Irene Montero / LOOK

Por regla general y siempre y cuando todo esté en orden, las visitas al ginecólogo durante los nueve meses que dura un embarazo son esperadas con impaciencia. Es de las pocas veces en la vida en las que ir al médico se convierte en placer. Y es que las ecografías son las únicas oportunidades de los futuros padres de poder ir conociendo los rasgos de su bebé. En esta tesitura se encontraban Pablo Iglesias e Irene Montero el pasado jueves 3 de mayo cuando acudieron a una revisión. Pero a juzgar por las imágenes que publica LOOK en exclusiva, en su caso la alegría no era el sentimiento común.

Al líder de Podemos, lejos de salir con la típica sonrisita de padre primerizo ilusionado por la llegada de sus retoños, se le puede ver, desde el momento en que sale por la puerta del hospital y mientras recorre el parking del mismo, con el semblante serio, los puños apretados, el ceño fruncido y tres pasos por detrás de Irene, que parece completamente feliz.

Pablo Iglesias e Irene Montero
Irene Montero, feliz con la ecografía de sus hijos en la mano. / LOOK

Ella va charlando con una señora que lleva colgada la tarjeta identificativa del hospital Ramon y Cajal, y lleva de la mano la tira de ecografías. Parece feliz, sonríe con la boca y con la mirada, va enfrascada en su charla, gesticulando y sin darse cuenta de que su chico, que se ha quedado detrás, lleva cara de pocos amigos, parece enfadado, enfurecido. ¿Qué le pasa a Pablo? ¿Por qué parece enfurecido? ¿No comparte con su chica la alegría tras la ecografía? ¿O le preocupan otras cosas en ese momento?

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, con cara de pocos amigos, en un momento tan especial / LOOK

Para él queda lo que en ese momento le pasara por la cabeza. Quizá sus preocupaciones estarían marcadas por la actualidad política en ese preciso instante y no por la llegada de sus mellizos, por la que seguro está más que ilusionado. Irene ya luce una incipiente barriguita y es que su embarazo debe rondar la semana 20, pues ella misma anunció la feliz noticia hace un mes y especificó que ya habían pasado la barrera de las 12 semanas. Ya quedan menos y es momento de empezar a preparar la llegada de los pequeños de los que todavía se desconoce el sexo y si han elegido el nombre.

Últimas noticias