Exclusiva LOOK

La razón por la que Sara Montiel no descansa en paz cinco años después de su muerte

Sara Montiel
Sara Montiel en un fotomontaje de LOOK

Este domingo se cumplen cinco años desde que el corazón de Sara Montiel dejara de latir, aunque no pudo evitar irse con una ‘espinita’ con la que sus hijos a día de hoy siguen litigando. Tras 17 años de amistad y unión profesional, la artista denunció en el 2010 a su mano derecha y administrador de sus bienes, Francisco Fernández Peñalver, por un delito de estafa continuada que, aunque hubo sentencia, tal y como ha podido saber LOOK todavía sigue sin resolverse. Pese a que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid le condenó el pasado diciembre a dos años de prisión y a pagar una indemnización compensatoria -cifrada en algo más de 344.000 euros- a los herederos de la actriz, Thais y Zeus, sus primogénitos aún no han logrado cerrar este capítulo que tantos quebraderos de cabeza dio a su madre en vida. Ambos desean recuperar el dinero de Saritísima, poder honrar el nombre de su madre y poner fin a su ‘infierno’ en los Tribunales, pero tendrán que esperar.

Zeus Tous y Thais Tous
Zeus Tous y Thais Tous a su llegada al juicio contra el administrador de Sara Montiel /Gtres

Al menos, así lo asegura su letrada, Rocío Fernández, a este digital: “Francisco se niega a pagar. Su defensa ha recurrido la sentencia que le condenaba a pagar y nosotros hemos invocado la inadmisión. Ahora hay que esperar a que se pronuncien. Él tiene un embargo preventivo sobre un chalet que posee a las afueras de Madrid, aunque tiene muchos más embargos por lo que no nos merece la pena ejecutarlo porque no cobraríamos nada. Esto tan solo es una medida cautelar”.  Son conscientes de que es un proceso que podría alargarse, por lo que, según revela, están intentado localizar más bienes que respondieran a la deuda que en estos momentos mantiene con la familia de la intérprete de ‘El último cuplé’.

En el año 2008 Francisco fue oficialmente nombrado administrador único de las sociedades Música y Estrellas S.L., Linche S.A. y Elpi S.A, a través de las que gestionaba la actividad profesional de Sara y su patrimonio nobiliario, aunque la Fiscalía aseguró en el juicio que Fernández Peñalver “incorporó indebidamente a su patrimonio varias cifras de dinero a través de apertura de cuentas de crédito y orden de transferencia”. Una versión que desmiente su abogado, Mariano Francisco García Zabas, a LOOK: “La administración se basaba en que Sara le dijera a Francisco ‘dame un sobre y dame dinero’ y el problema real es que no hay recibos de nada. Es verdad que se puede considerar que fue una administración caótica o chapucera, pero no por él. Él, de hecho, reconoce que su cliente le condicionó a este tipo de administración”, añade.

Sara Montiel
Sara Montiel en el año 2011/ Gtres

Pero, ¿qué hizo saltar la liebre acerca de los movimientos ‘poco acertados’ de Francisco? “Allí todo el mundo pedía dinero y ella tenía gastos mensuales de más de 20.000 euros. Fue entre el 2008 y el 2009 cuando Sara Montiel se dio cuenta de que tenía problemas económicos y entonces denunció a Francisco”, desvela García Zabas. Palabras que también secundó el cantante Mochi, testigo de este proceso judicial, quien aseguró que a él le constaba que Montiel “era un desastre en la economía y que todo se pedía mediante sobres”. Mientras se decide el futuro judicial más inmediato de Francisco, este medio ha podido saber que “está bien, pero preocupado”. La decepción que Sara y él sufrieron fue mutua: “Eran prácticamente familia. Me consta que Francisco incluso llegó a ir a hablar incluso con los profesores de colegio de los hijos de Sara”.

Así es la vida de sus hijos ahora

En definitiva, Zeus y Thais siguen a la espera de resolver ese problema judicial que inició su madre en vida y que tantos quebraderos de cabeza les está dando. Quieren resolverlo para honrar la memoria de su madre, pero también para recuperar ese dinero que, según el juez, el administrador estafó a su madre. Ambos han aprendido la lección y son mucho más cuidadosos con sus cuentas. Llevan una vida austera, lejos de los focos, y más tranquila que la que un día llevó Saritísima.

Tal y como ha podido saber este medio, Zeus ha tratado de apostar por la música sin demasiado éxito y su hermana Thais, según ha publicado Vanitatis, prefiere una vida discreta. No se ha incorporado al mercado laboral, pese a haber acabado la carrera de derecho.

Últimas noticias