Segundas nupcias

EXCLUSIVA | La boda secreta de Sete Gibernau

Sete Gibernau
Ver Galería
Sete Gibernau en una imagen de archivo / Gtres

Este sábado, 15 de julio, la pequeña localidad de Vullpellac (Girona) se vestirá de gala para celebrar la boda de su vecino más ilustre. El expiloto de moto GP, Sete Gibernau, va a contraer matrimonio con una joven llamada Cristina Camacho en la extensa finca privada que la familia del deportista posee en el municipio.

Según ha podido saber LOOK en exclusiva, la pareja se dará el ‘sí, quiero’ en una ceremonia muy íntima a la que solo acudirán sus familiares y amigos más cercanos. Tanta privacidad requieren, de hecho, para su gran día, que el lugar escogido, la finca familiar de Sete, se ha convertido finalmente en el escenario de su boda para complacer el mayor deseo de los novios, que no es otro que evitar las filtraciones y la presencia de paparazzi.

[Descubrimos los secretos de la boda de Risto Mejide y Laura Escanes]

Los novios pretenden hacer de la masía de los Gibernau un búnker a prueba de objetivos. Tanto la ceremonia como la posterior celebración está previsto que se celebren entre sus muros y los novios ya han reservado varias habitaciones en el hotel más cercano para dar cobijo a sus invitados. La familia de la novia pernoctará en el Mas Rabiol mientras que los novios y los Gibernau harán lo propio en la citada masía.

[Hablamos con Lucía Villalón: así afronta el día de su ‘no, boda’ con Chicharito]

Pero, ¿quién es la novia de Sete Gibernau? ¿Quién es la mujer que este sábado contrae matrimonio con el motorista? Según ha podido saber LOOK, Cristina es una joven de 28 años, 16 menos que su futuro marido, cuya discreción ha logrado conquistar el corazón del expiloto. Para él el de este sábado es su segundo matrimonio ya que en 2007 se casó con la modelo Esther Cañadas en una boda que también fue llevada a cabo en la más estricta intimidad. La pareja apenas llegó a celebrar su primer aniversario de casados y en mayo de 2008 informó de la ruptura mediante un comunicado en el que se pedía respeto y el cese de las especulaciones.

Boda de Esther Cañadas y Sete Gibernau
Boda de Esther Cañadas y Sete Gibernau

Precisamente con Esther Cañadas Sete compró la finca de Vullpellac que está llamada a ser el escenario de su segundo ‘sí, quiero’. Se trata de una masía de más de cuatro hectáreas que en su día se convirtió en motivo de enfrentamiento con los vecinos de la localidad. Al inmueble no le falta detalle y hasta tiene un circuito de carreras construido dentro del recinto que, finalmente, terminó colmando la paciencia de los habitantes del pueblo. En su día incluso se organizó una recogida de firmas para quejarse de que Gibernau no había pedido los permisos pertinentes y de que el circuito era una fuente de ruido y contaminación. Finalmente, y después incluso de acusar al ayuntamiento de haber hecho la vista gorda, la Dirección General de Calidad Ambiental de la Generalitat dictaminó que la legalización del circuito no requería ninguna evaluación específica de su impacto sobre el medio.

[La boda ‘sin padrino’ de Lourdes González Cavero, hija de Ignacio González]

Hacienda le pide 2 años y medio de cárcel

Sea como fuere -y con quién fuere-, lo que está claro es que esta boda es una noticia alegre en medio de un momento complicado para Sete Gibernau. Hace menos de un mes se hizo público que Hacienda pide al expiloto dos años y medio de cárcel por dos delitos de fraude fiscal que habría cometido en 2006. Es un tema que viene de lejos. En aquel momento, Gibernau todavía estaba en activo y desde el 2000 hasta el 2006 estuvo declarando sus impuestos en Suiza, donde se suponía que tenía su residencia. Hacienda no está de acuerdo y cree que pasaba en España más tiempo que en Suiza, donde debía vivir más de 183 días al año para que se pudiera considerar residencia habitual. Desde 2009 se viene librando esta batalla en los juzgados y a pesar de que incluso Esther Cañadas declaró a su favor, todo indica que la fiscalía va a ponerle las cosas difíciles, aunque es muy poco probable que entre en prisión.

[Las exigencias de Pippa Middleton para el día de su boda]

A pesar de todas estas polémicas, Sete parece estar feliz y pensando en el amor. Seguro que recordará el verano de 2017 como el verano en el que decidió celebrar su unión con la todavía desconocida para el gran público Cristina Camacho.

Comentar

Últimas noticias