MI CASA ES LA TUYA

La desgarradora vida de Bigote Arrocet, entre el drama y la tragedia

La desgarradora vida de Bigote Arrocet, entre el drama y la tragedia
Bigote Arrocet se emociona ante Bertís Osborne./Mediaset

Su dura infancia, la relación tormentosa con su padre y su hijo “desconocido”, temas clave en 'Mi casa es la tuya'.

A Bigote Arrocet siempre le ha caracterizado el buen humor. El popular actor lleva décadas haciendo reír en España y en América Latina. Lo que no todo el mundo sabe es que detrás de esa eterna sonrisa se esconde una vida dura, con algunos pasajes estremecedores que por fin han visto la luz en ‘Mi casa es la tuya’. Bertín Osborne, gran amigo de Edmundo, le preparó un programa a su medida y el argentino no defraudó.

El humorista se sentó en el sofá dorado de la casa de su novia, la periodista María Teresa Campos, para hablar de su apasionante vida, sus inicios en el mundo del espectáculo y si ajetreada vida amorosa. El hombre fuerte, optimista y sonriente fue dando lugar al de lágrima fácil, sobre todo al recordar su infancia. Con tan solo 12 años de edad recibió su primer gran golpe: el divorcio de sus padres. El acontecimiento le provocó tal shock que se escapó de casa y durante una semana vivió entre cartones, en la indigencia en su Buenos Aires natal. A partir de ese momento, su relación con su progenitor tampoco volvió a ser la misma.

Un año después, con 13 años, Bigote se tuvo que poner a trabajar para ayudar en la economía familiar. Primero en la mina, más tarde en una panadería o de acomodador de cine, todo trabajo era bienvenido con tal de traer el pan a casa. A su padre apenas le volvió a ver. El actor narró a Osborne, entre risas, como fue la última vez que vio a su progenitor: “Con mi padre no volví a tener relación después de irme de casa, me lo crucé en la calle y me volvió la cara”. Sin embargo, su rostro cambió de semblante cuando recordó la muerte del mismo y su posterior visita al cementerio. Bigote acudió a la tumba para reprocharle todos los desprecios en vida pero al final también para darle las gracias y de alguna forma reconciliarse con su pasado: “Si él no hubiera sido así, yo tampoco hubiera sido así”.

Capitulo aparte se merece su vida amorosa. Bigote estuvo casado en dos ocasiones, primero con Gabriela Velasco y después con Rocío Corral. Tiene 4 hijos de 3 mujeres distintas, algo que le ha ocasionado algún quebradero de cabeza. Y es que hay uno con el que no mantiene relación. Fruto de una relación extramatrimonial, es un auténtico desconocido para el artista: “No nos conocemos. El roce hace el cariño, si tú no tienes roce con tu hijo…”

María Teresa, horrorizada por el desorden en la habitación de su novio

De sobra es conocida la manía de Teresa Campos por el orden. La comunicadora es una auténtica “freak control” y le gusta que todo en su casa esté perfectamente ordenado. Quizá por ello prefiera no entrar en la habitación de su novio, Bigote Arrocet. El actor no tuvo inconveniente en enseñársela a Bertín, quién también saló espantado de la misma.

La comida la prepararon Rosa López y Poty Castillo, a la que se juntó más tarde la popular presentadora. Entre risas, Bigote desveló que fue ella quién se le lanzó y “le pidió a salir”. María Teresa, sin antes sacar carácter, corroboró la versión: “Él es muy paradito y yo dí el paso porque estaba muy segura”.  | [LEER MÁS: El ‘enganchón’ entre la infanta Elena y Victoria Federica que pasó desapercibido]

Últimas noticias