Belleza con mensaje

Entrevista | La nueva Miss Málaga cuenta cómo vivió su lucha contra el cáncer: “nunca vi a mis padres llorar”

Miss Málaga
Ver Galería
Entrevista| María Sánchez, Miss Grand Málaga, cuenta cómo se enfrentó al cáncer con tan solo 3 años/ Gtres

La joven ha logrado alzarse con el título de Miss Gran Málaga.

María Sánchez ha visto como sus sueños se han hecho realidad. Esta joven andaluza ha conseguido alzarse con la corona de Miss Grand Málaga, título de belleza con el cuál podrá acceder a representar a nuestro país en un reputado certamen internacional de belleza (Miss Grand International). Detrás de sus medidas de infarto y de sus profundos ojos azules, María esconde una dura historia con final feliz. Algo que no ha dudado en aprovechar para animar a otros que han pasado, o están pasando, por circunstancias que ella superó cuando tan solo era una niña. Con tres años, María Sánchez fue diagnosticada con cáncer. Enfermedad de la que no logró deshacerse hasta los diez. Aprovechando la visibilidad que le ha otorgado su título de guapa oficial, la malagueña quiere hacer llegar un mensaje de visibilidad y de esperanza para todos los pequeños a los que les hay tocado vivir esta enfermedad.

Pregunta: Desde que recibiste el título de Miss Málaga te has convertido en un
ejemplo de superación, ¿Qué ha dicho la gente que
conoce tu historia?

Respuesta: Pues me he sorprendido mucho porque han sido una
barbaridad los mensajes que he recibido, muchísimos.
Más de los que esperaba.

P: ¿Qué felicitación te ha hecho más ilusión?

R: Me ha hablado gente que tiene la enfermedad
animándome, también me ha hablado gente que ha
perdido familiares y me ha dicho que les he servido para
sacar ese ánimo que hace falta de vez en cuando, no los
conocía de nada y se han puesto en contacto conmigo,
eso es lo que más me ha llamado la atención.

Miss Málaga
María Sánchez cuenta su dura historia/ Gtres

P: ¿Cómo fue tu historia?

R: Yo estuve enferma de los 3 a los 10 años. Recibí
quimioterapia, radioterapia, dos autotrasplantes de
médula…

P: ¿Fue muy duro?

R: Sí fue duro. Pero yo al ser pequeñita pues tampoco era
consciente de lo que tenía y la verdad es que mi familia
nunca me hizo ver que tenía algo malo, ni los vi nunca
llorar, ni los vi nunca tristes. Entonces mi infancia, como
yo no conocía otra cosa, para mí fue feliz. Yo estuve bien,
tenía allí amigos, fui feliz.

P: ¿Hiciste tu grupito de amigos en el hospital?

R: Sí, yo tenía mis amigos allí, lo pasábamos bien. Pero
hubo un amigo al que perdí, aunque yo no lo sabía, yo
preguntaba por él y me decían que ya estaba bueno, que
le habían dado el alta…

P: ¿Cómo vivió tu familia todos aquellos años de la
enfermedad? ¿Tienes hermanos?

R: Sí tengo hermanos pero pequeños, no lo vivieron. Mis
padres lo pasarían mal, pero a mí no me lo hicieron ver.
Ellos se mostraban felices y estaban siempre conmigo,
cuando estaba aislada siempre en la ventana… me
organizaban muchas sorpresas, por ejemplo, vino a
verme Miliki, los personajes de Disney, Gloria Fuertes,
equipos de fútbol, famosos… siempre estaban intentando
verme sonreír.

P: He leído que estabas aquí en Madrid ingresada, pero
tu familia es de Málaga, ¿cómo era la logística para estar
contigo?

R: Pues con los años me he dado cuenta que para ellos
fue duro en cuestión de trabajo, porque de dinero no
estaban bien, ellos dedicaban las 24 horas del día a estar
conmigo.

Miss Málaga
La joven sufrió cáncer desde los 3 a los 10 años/ Gtres

P: Claro, esas cosas de niña no las ves.

R: Claro, ellos no acudían al trabajo con regularidad
porque querían estar en todo momento conmigo porque
yo era muy pequeña, no podía estar sola. Pero bueno,
entre unas cosas y otras ellos siempre han salido
adelante.

P: Dices que hiciste amigos, pero ¿hubo en algún caso
alguna burla por verte sin pelo o por alguna otra cosa?

R: Maldad yo nunca recibí de ningún niño, pero sí hacer
preguntas, sobre todo eso, que por qué no tenía pelo, y
yo respondía que porque era rubia, yo consideraba que
era rubia y que era muy original.

P: ¿Llegaste en algún momento a sentir miedo?

R: No nunca, porque es lo que te decía, nunca me
hicieron saber la gravedad de la situación.

P: Y a día de hoy, cuando echas la vista atrás, ¿Qué te
pasa por la cabeza?

R: Mis padres. Han tenido una vida muy dura, cuando yo
tenía 6 añitos tuve una hermana y con 16 meses murió.
Yo lo pienso y me siento a veces incluso culpable porque
yo nací y les di sufrimiento, menos mal que después
también les he dado alegrías.

P: Y ahora tienes tu particular manera de apoyar a los
que están pasando por lo mismo que tú.

R: Sí bueno, yo cada más o menos 3 años, cuando tengo
el largo óptimo, que son unos 30 centímetros, dono mi
pelo para que puedan hacer pelucas para otras personas.
Lo dono a ‘Mechones solidarios’.

Miss Málaga
María Sánchez colabora con varias asociaciones benéficas que colaboran en la lucha contra el cáncer/ Gtres

P: ¿Cómo funciona esta organización?

R: Ellos se encargan de recibir donativos tanto de pelo
como de voluntarios que trabajen en el centro y
planifican el cabello. Los niños donan para niños y los
adultos para adultos. Cuando llega alguien que lo
necesita, si no tiene recursos se lo regalan y si los tiene se
lo ponen más barato porque claro, el pelo es donado, y se
hacen pelucas lo más parecido a lo que ellos tenían entes.
Rizado, liso… lo que fuera. Es una labor muy bonita.

P: ¿Después de ser Miss has ido a algún hospital a visitar
a los niños que están ahora luchando contra el cáncer?

R: Pues estoy a la espera de visitar a los niños del ‘Niño
Jesús’, el hospital donde yo estuve.

P: ¿Te apetece mucho?

R: Muchísimo, porque mis padres siempre me han
contado los ánimos que les daba ver niños recuperados,
eso les hacía pensar que podía que su niña un día
estuviera así y me gustaría ser yo la que haga sentir a
otros que pueden conseguirlo.

P: ¿Tú recuerdas exactamente el día en que te dijeron
que estabas curada?

R: Sí, lo recuerdo perfectamente. Habíamos ido al Ramón
y Cajal, que allí me hacían la prueba siempre y cuando
salió el doctor fui realmente consciente de que lo que
tenía era muy peligroso porque esa vez el médico salió,
dijo que no había nada, que ya estaba limpio y por
primera vez vi a mis padres llorar, era una alegría
inmensa lo que tenían.

P: Y ahora has conseguido un sueño, te has convertido
en Miss Málaga, ¿Cuál es tu siguiente meta?

R: Pues me encantaría hacer cosas que luchen contra la
enfermedad y que estén relacionadas con la moda que es
mi pasión. Yo tengo una desviación en la columna de 10
centímetros y yo mido 1,65, con esos 10 centímetros ya
me daría para lo que piden en pasarela y eso tiene que
cambiar. Quiero verme desfilando y no voy a dejar nunca
de luchar por ello, porque la altura no es tan importante.
En mi caso es por un efecto secundario del tratamiento y
creo que es injusto.

P: ¿Ya desde pequeña sabías que querías ser modelo?

R: Sí, sí. Yo es que era una niña muy alegre, siempre
estaba con las enfermeras, me iba allí cuando estaban
tomando el café, jugaban conmigo y me encantaba
disfrazarme, entonces ellas me vestían y yo desfilaba por
allí, hacía teatro, iba con la vía, con todos los aparatos, iba
jugando y desfilando, yo me creía artista.

● | [LEER MÁS: Gema López, ¿enamorada de un compañero del trabajo?]

Últimas noticias