Mala racha

La drástica decisión de Carmen Martínez-Bordiú sobre su espectacular casa de Santander

Carmen Martínez-Bordiú
Carmen Martínez-Bordiú, en una imagen de archivo / Gtres.

Con la familia Franco en medio de la polémica de la exhumación, Carmen Martínez-Bordiú ha tomado una drástica decisión

La personalidad más diferente de la familia Franco, su lado más mediático tiene nombre y apellido: Carmen Martínez-Bordiú. La nieta del dictador Francisco Franco vuelve a ser noticia tras la polémica por sus problemas fiscales, que han llevado a la aristócrata a anunciar su intención de mudarse a Portugal. De hecho, todo ello le ha llevado a tomar una drástica decisión con una parte de su patrimonio. Carmen Martínez-Bordiú ha puesto a la venta su espectacular casa de Santander por 290.000 euros, una cifra que supone la mitad del precio que pagó ella, según informa ‘La Razón’. Una casa estilo cabaña rústica, de más de 120 metros cuadrados y ubicada dentro de un parque natural. Un lujo en medio de la naturaleza más salvaje e increíble de Cantabria que era uno de los refugios favoritos de Carmen Martínez-Bordiú. 

Pese a que ella negase los problemas fiscales, el diario ‘Infolibre’ publicó que Hacienda le exige a la nieta de Franco más de medio millón de euros debido a discrepancias en pasadas declaraciones de la renta. Su hijo, Alfonso de Borbón, que se ha erigido en los últimos tiempos como el portavoz de la familia Franco en la polémica de la exhumación, ha defendido a su madre en el citado periódico: “A mi madre le gusta Cascais por el mar y la tranquilidad. Lo otro es para gente adinerada. Son cosas que se escriben malintencionadamente y tendenciosamente”. 

Alfonso de Borbón, indignado por el trato a su familia

No es la primera vez que Alfonso de Borbón, primo del rey Felipe, se queja por el trato que recibe su familia. Para el bisabuelo de Francisco Franco, su familia recibe un trato injusto. “La familia Franco está sufriendo una persecución mediática, dirigida e ideologizada”, afirmó.

“Exhumar a una fallecido sin el consentimiento de los suyos es una profanación y, por lo tanto, un delito penal. Tengo mis dudas de que la Iglesia, en su caso permita semejante actuación”, defendió Alfonso de Borbón sobre la posible exhumación de los restos mortales del dictador.

Últimas noticias