Tratamiento

Tamara Falcó y su nueva operación ‘bikini’

Tamara Falcó
Tamara Falcó, en una imagen de archivo / Gtres.

Tamara Falcó acudirá a una clínica para someterse a un tratamiento con el fin de bajar de peso

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa la acompañarán

Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón, acudirá a una clínica privada para tratar de bajar de peso. En los últimos años, problemas de tiroides han impedido a Tamara lucir su figura habitual, lo que le ha llevado a ganar hasta ocho kilos. Fuentes cercanas a la hija de Isabel Preysler cuentan a LOC que “no se siente bien con su cuerpo actual porque ella siempre ha estado más delgada. Los amigos le dicen que está bien, pero tener una madre como la suya o una hermana como Ana, con unas medidas tan controladas, no ayuda demasiado”.

[La cuenta de Tamara Falcó ha sido hackeada y este es el resultado]

Y es que Tamara Falcó tiene previsto acudir a la clínica Buchinger-Wilhelmi durante el mes de agosto para someterse a un tratamiento con el fin de lograr su típica figura y reducir los kilos demás. De hecho, la intención es acudir junto a su madre, Isabel Preysler y la actual pareja de esta, Mario Vargas Llosa. En los últimos meses, Tamara Falcó ha optado por un perfil bajo y el motivo sería evitar recibir los hirientes comentarios que despertó su aspecto hace dos años, cuando a consecuencia de un problema de tiroides que afectó a su metabolismo ganó hasta 20 kilos. “Tiene miedo a que saquen noticias como las de hace dos años. Por eso, no ha ido estas últimas semanas a las fiestas a las que le han invitado” comenta su entorno a LOC.

Tamara Falcó, tratamiento y relax

Hay diferentes tratamientos, pero todos giran en torno a la medicina naturista, la fisioterapia, la meditación o la medicina psicosomática. Mezcla de técnicas de relajación, unido a una dieta regulada, con la que Tamara Falcó quiere quitarse los kilos de más. Los precios de la lujosa clínica varían en torno a los 5.000 y los 34.000 euros por tres semanas. Mario Vargas Llosa es un habitual de la clínica durante las vacaciones de verano. Lo era cuando acudió con su esposa, Patricia Llosa, y lo será ahora junto a Isabel Preysler. Un verano particular, pero igualmente familiar.

Últimas noticias