Por revelación de secretos

Fin del buen rollo entre Patricia Conde y su ex: las verdaderas novedades de su último enfrentamiento

Patricia Conde y Carlos Seguí
Patricia Conde y Carlos Seguí en un fotomontaje de LOOK

Hace una semana la noticia de que la fiscalía había pedido dos años y medio de prisión para Patricia Conde por revelación de secretos contra su exmarido, Carlos Seguí, corría como la pólvora. El pasado miércoles día 13 la revista ‘¡Hola!’, a través de fuentes cercanas, afirmaba que la presentadora no estaba preocupada y que esto era algo ocurrido cuatro años atrás. Ahora LOOK ha tenido acceso a los detalles de lo sucedido y lo cierto es que Patricia se encuentra frente a una situación delicada y eso ha provocado el fin de la cordialidad que, contra todo pronóstico, ella y su ex habían logrado alcanzar en los últimos meses.

Carlos Seguí y Patricia Conde
Carlos Seguí y Patricia Conde en una imagen de 2013 / Gtres

Pero empecemos por el principio. Para poder comprender esta compleja historia hay que regresar a 2014 cuando, tras año y medio de matrimonio y un hijo en común, la pareja decide divorciarse. En aquel momento se abren dos procesos judiciales; por un lado, el divorcio, y por otro, una querella por maltrato que Patricia presenta contra el mallorquín y de la que ya se dictó sentencia definitiva. En primera instancia el Juzgado de lo Penal de Madrid condenó a Carlos a seis meses de prisión, pero, tras recurrir a la Audiencia Provincial, quedó absuelto y se le acusó únicamente de un delito de vejación por el que tuvo que prestar 10 días de trabajo a la comunidad.

En paralelo a este proceso, se estaba dirimiendo el divorcio. Fue largo, duro y bastante desagradable para ambos. Sin embargo, tras firmar la disolución de su matrimonio, la pareja continúa inmersa en una guerra judicial. ¿Por qué? ¿Por qué cuatro años después la otrora pareja continúa enfrentada? Pues bien, son los flecos sueltos de lo sucedido entonces los que han provocado que se acabe la relativa cordialidad que habían logrado mantener el último año ya como dos personas divorciadas. Durante dicho divorcio, fue Seguí el que contraatacó presentando una querella por revelación de secretos que hoy regresa a la actualidad con el informe de la Fiscalía en el que se piden dos años y medio de prisión para la presentadora.  Conde presentó ante el juez una serie de correos electrónicos de carácter personal en los que Carlos se comunicaba con su familia, con su abogado o con amigos, y en los que ella no intervenía para nada. Seguí lo tiene claro: aquellas conversaciones eran de carácter estrictamente privado y así deberían haber sido siempre.

Por su parte, la fiscalía también aprecia en el comportamiento de la presentadora indicios de delito y por ello pide dos años  y medio de prisión. Para conocer los entresijos de esta enrevesada causa, LOOK se ha puesto en contacto con el abogado de Seguí, José Zaforteza, que explica en qué punto se encuentran. “Ahora la fiscalía pide 2 años y 7 meses de cárcel para Patricia, pero nosotros pedimos 4 años porque consideramos que hay revelación de secretos, pero con un subtipo agravado puesto que en los emails que se presentaron se hablaba, entre otras cosas, del estado de salud del padre de mi cliente”, explica el letrado. Según sus palabras, no hace cuatro años que tuvo lugar la petición de cárcel, sino que se trata de un documento emitido hace poco más de 15 días y sobre el que Patricia tiene ahora un plazo para presentar su escrito de defensa.

Patricia Conde
Patricia Conde en una imagen de archivo / Gtres

Adiós a la cordialidad

LOOK se ha puesto en contacto también con Carlos Seguí para conocer cómo es en la actualidad la relación con la madre de su hijo, pero ha declinado amablemente hacer ningún tipo de declaración. Sin embargo, otra fuente cercana al entorno de la expareja, confirma que, aunque ha habido una época de mayor cordialidad en la que el confrontamiento entre ambos había dejado de ser tan duro, el hecho de que la fiscalía se haya pronunciado y con ello la guerra judicial haya vuelto a tomar fuerza, ha provocado que las desavenencias continuas se hayan instalado de nuevo entre ellos.

El siguiente paso es volver a sentarse ante el juez y será entonces cuando se decida si efectivamente Patricia Conde cometió un delito de revelación de secretos, lo que conlleva una condena de 1 a 5 años de prisión, aunque Seguí solo haya pedido 4. Se avecina tormenta para la presentadora y aunque su entorno afirme que está tranquila, se antoja complicado que no le preocupe su próxima cita en el juzgado.

Últimas noticias