Decenas de afectados

Perseguida en las redes: las deudas que han hecho famosa a la hija del Marqués de Larios

El pasado 17 de abril, Sandra Fernández de Villavicencio, hija del Marqués de Larios, vivió uno de los episodios más bochornosos de su vida. De ser una persona relativamente anónima pasó a verse, frente a las cámaras de televisión, desahuciada por su propio padre del que había sido su hogar durante más de dos décadas. A las puertas del chalet en el exclusivo barrio madrileño de La Moraleja, la joven se desquitaba con su progenitor, al que llegó a calificar de “cabrón”. Sin embargo, cuando la situación parecía no poder ser más humillante, todo empeoró.

[GALERÍA: Así fue el desahucio de Sandra Fernández de Villavicencio]

“Me debes 2.000 euros del mármol” espetaba un joven que se encontraba tras las cámaras. Él es uno de los afectados por los supuestos impagos de la hija del Marqués de Larios. Y es que Sandra Fernández de Villavicencio no es tan anónima como se podía pensar en las redes sociales, donde se pueden encontrar decenas de testimonios de personas que le reclaman algún tipo de deuda.

“Él tiene que pagarlas, él autorizó esas reformas”, se excusaba la hija de José Carlos Fernández de Villavicencio, que añadía: “id a reclamarle, está todo en juicio contra él”. Eva Frommer, madre de Sandra y exmujer del aristócrata, apostillaba: “al marqués vais a pedírselo”.

Sandra Fernández de Villavicencio hija del Marqués de Larios
La hija del Marqués de Larios, junto a su hijo y su madre Eva Frommer / Gtres

Pero, ¿realmente le corresponde al Marqués de Larios hacerse cargo de dichos trabajos en la casa que, tras el divorcio, cedió para que viviesen su hija y su nieto de seis años? “Tenemos audios tuyos pidiendo y exigiendo los trabajos” le espetaba el marmolista, asegurando que fue ella, a sabiendas de su complicada situación económica, quien insistió en que le prestasen estos servicios. Pero no han sido los únicos. En el programa La Mañana de la 1 se pudo ver hace apenas una semana otro testimonio similar. Se trataba de una empresa de reformas a la que Sandra debe 10.000 euros desde 2014, cuando le realizaron un trabajo de iluminación en el jardín “con material de alta gama”. En este caso, ni Fernández de Villavicencio, que se declara insolvente, ni el propio marqués se hacen cargo de la factura.

Afectados de lo más variopinto

Entre los numerosos casos de afectados que se pueden encontrar en redes sociales aparecen ejemplos de lo más variopinto: deshollinadores, limpieza de sofás, empresas de decoración… Profesionales cuyo coste debería asumir el Marqués de Larios, según su hija, ya que dichos gastos están asociados a la vivienda de lujo de la que acaba de ser desahuciada.

Sandra Fernández de Villavicencio hija del Marqués de Larios
Sandra Fernández de Villavicencio tras ser desahuciada / Gtres

Pero también hay otros servicios mucho más específicos y personales entre los acreedores de esta joven: animadores infantiles, transcripciones, profesores de inglés e incluso un centro especializado en la eliminación de piojos para niños. Este digital se ha puesto en contacto con esta última empresa para conocer el importe de la deuda de Fernández de Villavicencio. La actual propietaria ha declarado que este supuesto impago se produjo antes de que le traspasaran a ella el negocio y que, desde que ella lo regenta, no ha prestado sus servicios a la hija del Marqués de Larios.

“He venido varias veces y no me han abierto. Conozco a las empleadas que tienes, que a una de ellas le has dejado de pagar también”, decía a Sandra uno de sus acreedores minutos después de ser desahuciada. “Ya puedes esperar sentada, que no te va a pagar” decía otra en redes sociales. Está claro que la sombra de las deudas de la hija del aristócrata es muy alargada y, ahora más que nunca, muy insolvente.

Últimas noticias