Se recrudece la situación

Novedades en la demanda de divorcio de Josep Santacana: piden una orden de protección

Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario
Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario en una imagen de 2010 / Gtres

Por si la orden de alejamiento no aportase suficiente dramatismo a la demanda de divorcio interpuesta por Josep Santacana el pasado 3 de enero, nuevos movimientos judiciales en la misma evidencian que lo más duro de este enfrentamiento aún está por llegar. Tal y como ha podido confirmar LOOK, acaba de incorporarse a la demanda un nuevo dato al sumario: uno de los dos, Santacana o Arantxa Sánchez Vicario, solicitó el pasado 16 de febrero ante el juez una orden de protección por una presunta conducta abusiva de la parte contraria. Aunque se desconoce quién de los dos ha sido, este tipo de peticiones se realizan cuando una de las partes sospecha que la otra esconde algún tipo de estrategia que pudiera entorpecer o perjudicar el proceso legal.

En el caso que nos ocupa, es posible que el motivo que ha llevado a tomar esta decisión de última hora sea la presión mediática y dicha orden de protección pretenda que el juez decrete secreto de sumario para un caso que ya acumula cientos de titulares. Sin embargo, esta cuestión aún está por concretar.

Arantxa Sánchez Vicario
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana en una imagen de archivo / Gtres

Hay que recordar que por expreso deseo de sus abogados, ni Arantxa ni Josep han hecho declaraciones públicas sobre su reciente divorcio, pero no se descarta que lo hagan en un futuro. Tanto las palabras de Emilio Sánchez Vicario como las de la madre de Josep van dirigidas a esperar a que uno de los dos se pronuncie para que su entorno pueda por fin emitir veredicto.

La ruptura de Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario ha pillado por sorpresa a todos. Tras más de 10 años casados, la suya parecía una relación idílica que, sin embargo, tenía más nubes que claros. “Lo veíamos venir desde hacía tiempo”, declaraba, por su parte, Marisa Vicario, madre de la tenista. Ni ella ni su marido, ya fallecido, apostaron por este matrimonio e hicieron todo lo que estuvo en su mano para impedir que su hija contrajese matrimonio con Santacana. Ni un informe de la agencia Método 3 ni sus consejos lograron su objetivo. Arantxa y Josep se casaron el 12 de septiembre de 2008 en Perelada y diez años después están cerca de firmar su divorcio.

Últimas noticias