la tenista pasa por un difícil momento

Arantxa Sánchez Vicario, en la ruina y a punto de perder a sus hijos tras su divorcio con Josep Santacana

Arantxa Sánchez Vicario
Arantxa Sánchez Vicario junto a Josep Santacana/ Gtres

La tenista Arantxa Sánchez Vicario (47) acaba de sufrir uno de los varapalos más duros de su vida. Su marido, Josep Santacana, le ha pedido el divorcio tras diez años de matrimonio para instalarse de manera inmediata en un apartamento junto a su nueva pareja, según ha publicado ‘LOC’ este sábado. Una separación que lejos de ser amistosa promete ser batallada por la catalana, pues además el empresario querría la custodia de los dos hijos de ambos, Arantxa, de nueve años, y Leo, de siete.

[Garbiñe Muguruza resucita el ‘retrolook’ en el tenis]

Al parecer Santacana ya le ha reclamado la custodia en un juzgado de Miami -lugar donde vivía la pareja junto a sus pequeños-, alegando que la madre de sus dos hijos no está en condiciones psicológicas óptimas para atenderles.

Arantxa Sánchez Vicario, en la ruina y a punto de perder a sus hijos tras su divorcio con Josep Santacana
Arantxa Sánchez Vicario junto a Josep Santacana durante unas vacaciones/ Gtres

Sin embargo, no es el único escollo en el camino al que Arantxa debe hacer frente. Según han asegurado fuentes familiares, Santana se habría llevado todos los bienes de su esposa, incluidos los trofeos que la mejor deportista española habría alzado años atrás. Y es que la fortuna de la tenista era gestionada por su esposo hasta tal punto que ahora tiene el patrimonio de Arantxa en sus manos, dejando a la catalana en la ruina más absoluta, según la citada publicación.

Arantxa en estos momentos estaría viviendo del sueldo mensual que percibe como directora deportiva del centro educativo Metropolitan School de Miami -unos 3000 euros al mes-además de las colaboraciones televisivas en los que Arantxa colabora de forma asidua.

Arantxa Sánchez Vicario
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana el día de su boda /Gtres

Este duro revés se suma a la mala relación que Arantxa mantiene con su familia desde que les denunciara por haber malgastado su fortuna. Aunque todavía se desconoce si su separación servirá para retomar aquellos lazos familiares que parecían estar rotos, lo cierto es que las peores previsiones del círculo de Arantxa podrían haberse cumplido. Cabe recordar que en su momento su familia llegó a advertirla de que las intenciones de Josep no eran buenas.

Últimas noticias