Un cuarto de siglo como matador

El Cordobés vuelve a dar plantón a su hijo y este le reta: “Yo creo que un poquito presente sí que está”

El Cordobés vuelve a dar plantón a su hijo y este le reta: “Yo creo que un poquito presente sí que está”
Ver Galería
GALERÍA: Pincha para ver como fue la tarde de Manuel Díaz en el museo de su padre / Gtres

Decía Manuel Benítez ‘El Cordobés’ que quería un encuentro con Manuel Díaz ante la prensa para poner fin a esa persecución mediática que asegura sufrir desde que un juez dictaminase en abril de 2016 que ambos toreros eran padre e hijo. Pues bien, Benítez acaba de desaprovechar su oportunidad de oro. Este lunes había prensa por doquier en Palma del Río para cubrir la presentación de la corrida de toros con la que se homenajearán los 25 años de carrera de Díaz. Medios de comunicación de toda España daban cobertura a un acto marcado, una vez más, por la ausencia del V Califa. Benítez ha vuelto a dar plantón a su hijo y en esta ocasión no había mejor excusa para el reencuentro y mucho menos mejor escenario, su Palma del Río natal.

Contra todo pronóstico, el último gesto de Benítez de no vetar a Díaz en el lugar que le vio nacer e incluso cederle su casa museo para la presentación de su cuarto de siglo como matador suponía un acercamiento sin precedentes entre ambos que había alimentado las ilusiones de muchos. También las de Manuel que, horas antes del gran día, se encontraba “muy ilusionado e incluso nervioso” por encontrarse de una vez por todas frente a frente con su padre, con el hombre con el que comparte ADN, según ratificó un juez hace ahora casi dos años. Sin embargo, no ha podido ser y Díaz, haciendo gala de esa amabilidad y cercanía que le caracteriza, ha capeado el contratiempo con la mejor de sus sonrisas y, sin la presencia física de su padre, sus palabras sí que han hecho que de alguna manera el Califa de Córdoba estuviera allí. “Me hubiera gustado compartir algún tentadero con Manuel Benítez, estar con él. Es un vacío que me queda y que no se va a poder llenar, pero bueno, el hecho de compartirlo ahora con Julio es una oportunidad de no hacer yo lo mismo que me hicieron a mí”, ha reflexionado Díaz en la rueda de prensa.

Julio Benítez, Manuel Díaz
Manuel Díaz ‘El Cordobés’ y Julio Benítez han hecho muy buenas migas / Gtres

El torero ha asegurado que su padre debería estar muy contento de ver su casa tan llena de gente, que él no podía impedir que estuviera su hijo allí y que era un derecho de todos poder compartir ese lugar que homenajea a un “hombre tan grande que ha marcado una época en España”. A la pregunta de si le habría gustado verle este lunes allí, Díaz tira de sarcasmo: “Hombre, es gratis, ¿no? Claro que me gustaría, pero bueno yo creo que un poquito en el aire él está aquí ahora mismo”.

“Es todo un poco raro”

Tras una relación tensa con su padre que incluso le ha llevado a ser vetado por él en alguna plaza, la visita de Díaz a la casa museo de su padre tenía un gran significado. Era la primera vez que él pisaba ese lugar y ha asegurado que hace unos años le parecía impensable poder hacerlo. “Es todo un poco raro”, ha dicho al respecto.

Y es que mucho han cambiado las cosas entre padre e hijo desde que aquel adolescente saltara a la plaza como espontáneo para llamar la atención de El Cordobés. Anécdota que Díaz ha recordado este lunes como la peor experiencia de su vida como torero. “El peor momento de estos 25 años de carrera fue cuando yo era un chiquillo inocente y me prometieron un dinero y una oportunidad en Madrid con un toro del mismo dueño que esta casa, Manuel Benítez. No me quedó otra que saltar, pero no me arrepiento. Fue muy triste ver a ese hombre descompuesto cuando yo me tiré pero no me quedó otra opción”, ha recordado Díaz.

Julio Benítez
Manuel Benítez ‘El Cordobés’, Julio Benítez y Manuel Díaz en un fotomontaje de LOOK

En cada una de sus anécdotas estaba, de un modo u otro, la figura de su padre, evidenciando que es un tema que no puede ni quiere obviar a pesar de que Benítez no haya querido acudir a esta presentación. Muy sonriente y sin ninguna prisa, se ha paseado por el museo deteniéndose en cada foto. De hecho, al llegar a una imagen de Benítez cuando este contaba menos de 30 años, Díaz ha exclamado: “¡No digáis que no me parezco!”, es más, incluso imitaba los gestos de las fotos para corroborar el parecido.

Sin rastro de Julio Benítez

Pero la de su padre no ha sido la única figura que Díaz ha echado de menos en la tarde de este lunes. Estaba previsto que su hermano Julio acudiera con él al museo, pero no ha podido acudir y así le ha disculpado su hermano: “Julio aún no está bien de la pierna. Se le ha complicado lo del accidente y no ha podido venir. Hoy he estado hablando con él y le he dicho: ‘voy al museo de papá, ¿quieres que te mande una foto?’ Él está muy ilusionado con que yo esté aquí y os manda un abrazo”.

Así las cosas y sin reencuentro mediante, la del 10 de marzo se convierte en la próxima fecha marcada en el calendario de Manuel Díaz ‘El Cordobés’ para poder verse por fin con su padre. Ese día se homenajean sus 25 años como torero y en esa fecha tan especial no debería faltar su padre. Las apuestas ya están abiertas.

Comentar

Últimas noticias