La presentadora se comió las uvas sin sus hijas

Así fue la Nochevieja más especial de María Teresa Campos: Sonadas ausencias e inesperadas visitas

María Teresa Campos
Ver Galería
La nochevieja de María Teresa Campos

Ni Carmen, ni Terelu. María Teresa Campos ha pasado el fin de año sin la compañía de sus hijas. La presentadora se ha comido las uvas sin dos de sus grandes apoyos y no ha compartido con ellas ese momento de echar la vista atrás para hacer balance del año. Un balance, que en su caso, se hace muy duro debido a la enfermedad que padeció el pasado mes de mayo y que supuso un gran varapalo para una Teresa que, hasta entonces, pocas muestras de debilidad había mostrado (delante y detrás de las cámaras). A la hora de brindar, por tanto, no estuvieron en casa de ‘la Campos’ ni Terelu ni Carmen. Mientras la primera sonreía a los televidentes desde la Puerta del Sol en las Campanadas de Telecinco, la segunda eligió a la familia de su marido, José Carlos Bernal, para despedir el año.

Pese a tan significativas ausencias, María Teresa no estuvo sola. Ni mucho menos. Como es tradición cada 31 de diciembre, fue su casa de Molino de la Hoz el escenario de una de las cenas más especiales del año.

Tal y como ha podido saber LOOK, a la mesa se sentaron más de 10 comensales. Teresa Campos, por supuesto, ejerció de anfitriona y a ella se sumaron su pareja, Edmundo Arrocet, que estuvo acompañado de sus hijos, Maximiliano y Estefanía; sus nietos, Alejandra y José María; y sus buenos amigos Rocío Carrasco y Fidel Albiac. A todos ellos hay que sumar la presencia de Alejandro Rubio, ex de Terelu, y padre de su única hija que, dada la buena relación que mantiene con la colaboradora de ‘Sálvame’ y la familia de esta no quiso perderse la cena y la oportunidad de pasar un buen rato al lado de la que fue su familia política. Además, para él, se trataba de una fecha complicada pues son las primeras navidades sin Beatriz, su pareja, que falleció hace unos meses víctima de un cáncer.

[Los problemas económicos de Terelu salen a relucir en la aventura neoyorkina de ‘Las Campos’]

En esta noche tan especial María Teresa Campos agasajó a sus comensales con la hospitalidad que la caracteriza. Pese a que los paparazzis no pudieron captar ninguna imagen donde se pudiera ver a la presentadora, el buen estado de salud que demostró tener en el último episodio de su reality ‘Las Campos’ hace pensar que la malagueña celebró por partida doble esta fecha tan especial, ya que al cambio de año se le suma la alegría de haber superado las secuelas que le dejó el ictus cerebral que sufrió hace siete meses. Esta enfermedad, que la tuvo alejada de los medios durante algunos meses, no ha podido con las ganas y la alegría de la presentadora, que desea volver a los platós en el 2018. Sin duda, su mayor deseo para estas fechas.

Últimas noticias