su 'sí, quiero' en Mustique

El motivo que ha obligado a Ana Boyer y Fernando Verdasco a adelantar su boda

Ana Boyer
Ver Galería
GALERÍA: Las claves de la boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco

Ana Boyer y Fernando Verdasco tenían una fecha fijada en su calendario para el día de su boda. El día 8 de diciembre sellarían su amor ante 60 invitados en una isla paradisíaca que está al alcance de pocos bolsillos, pero caprichos del destino la pareja ha tenido que adelantarla. Previsiones meteorológicas de última hora anunciaban cielos nubosos y lluvias para el día que en un principio estaba previsto, por lo que los novios prefirieron no arriesgarse y casarse a las 15.40 horas (hora local en Mustique) de este jueves, según ha revelado ‘Socialité’.

[En la playa, por la Iglesia y con notables ausencias: las claves de la boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco]

Pese a que estaban rodeados de un entorno de ensueño, apostaron por darse el ‘sí, quiero’ en un sencillo altar construido con bambú y decorado con algunas flores blancas. Eso sí, el templo permanecía rodeado y flanqueado por grandes arbustos que evitaban la mirada de posibles curiosos.

Los asistentes comenzaron a llegar a las 14.58 h entre grandes medidas de seguridad y la novia minutos más tarde, llegó del brazo de su hermano, Julio José, al que eligió como padrino. Se sentó junto a su futuro marido en una de las dos sobrias sillas de madera que le esperaban.

Verdasco
Los novios: Desde que se prometieron tuvieron claro que no dejarían pasar demasiado tiempo. No serían la típica pareja que espera a primavera del año siguiente. Diciembre les pareció una época maravillosa pues es cuando la agenda de Fernando Verdasco está más libre de compromisos profesionales. Ana Boyer, por su parte, no perdió un minuto y antes de anunciar el compromiso ya tenía prácticamente todo organizado / Gtres

La hija pequeña de Isabel Preysler tan solo escogió un vestido de novia firmado por Pronovias. No hacían falta más lujos ni ornamentos, ellos debían ser los protagonistas de una boda que ha resultado ser casi blindada.  Tras la ceremonia, los novios acudieron junto a sus familiares y amigos más íntimos al convite que estaba organizado en el mismo hotel donde se alojaban, el Firefly Mustique Island. Alrededor de una piscina de grandes dimensiones, les esperaban dos mesas alargadas con capacidad para 30 comensales cada una, que quien sabe si evidencia la supuesta mala relación que existe entre las familias de los recién casados.

[ La prueba de que Verdasco no será el primer hombre en el paraíso de Ana Boyer] 

Entre los testigos que sí han podido disfrutar de este enlace han estado Isabel Preysler, Mario Vargas Llosa, Tamara Falcó, Julio José Iglesias, Sara Verdasco, a los que habría que sumar tenistas como Feliciano López, las cuatro mejores amigas de Ana además de otros familiares. El invitado que todavía nadie ha confirmado es Enrique Iglesias, pero muy pronto se disiparán esta y otras dudas que todavía sobrevuelan en torno a esta historia. ¡Felicidades a los novios!

Últimas noticias