'Mi casa es la tuya'

Garbiñe Muguruza se abre en canal con Bertín: de su vida sentimental al machismo en el tenis

Garbiñe Muguruza
Ver Galería
Garbiñe Muguruza / Mediaset

Ha alcanzado la cima del tenis femenino a sus tempranos 23 años. Se dejó la piel en una disputa contra Venus, una de las mundialmente conocidas hermanas Williams. En definitiva, se ha sabido  hacer un hueco y nombre en el mundo del deporte con mucho sudor y esfuerzo. Pero, ¿cómo es Garbiñe Muguruza en el plano más personal? ¿Quién ocupa su corazón? ¿Acepta las críticas tras sus peores partidos? La venezolana se ha sentado con Bertín Osborne para responder a todas estas cuestiones.

[GALERÍA | EL MOTIVO POR EL QUE BERTÍN OSBORNE ROMPIÓ A LLORAR]

A los 6 años pisó el suelo Barcelonés donde ya soñó con el Palmarés; y a los 22 se enfrentó a su mayor temor: el apellido Williams y Roland Garros. En ese ‘vis a vis’, Garbiñe (Purificación en vasco) acaparó todos los focos y por primera vez se sintió invencible en el mundo del tenis. Pero nadie es número 1 de cero. Mucho entrenamiento y una vida apasionada ha servido a Garbiñe para catapultarse a lo más alto. “No es fácil asimilarlo pero es genial. Tampoco me ha pillado por sorpresa porque llevo tiempo rondando esos números, pero me gusta”, comienza relatando.

Tener novio para Garbiñe: “Tendría que acompañarme todo el rato y no es lo que quiero”

Garbiñe
Garbiñe Muguruza sobre tener novio: “Tendrá que esperar” / Mediaset

Quizá el secreto de Garbiñe Muguruza para alzarse al podio es porque ha “tirado” su vida sentimental para centrarse únicamente en el tenis, tal y como ella misma ha señalado. “Es difícil compaginarlo. Llevar vida social y deporte de máximo nivel es un misterio. Tengo dos semanas de vacaciones en todo el año, concretamente en noviembre. En esos días no sé qué hacer y me quedo en casa. Hago cosas normales como ir al centro comercial o al cine”, comienza contando. De hecho, sobre su vida sentimental, la tenista cuenta que es un tema desechado para ella. “No se puede compaginar con el ritmo que tengo. Tendría que acompañarme alguien todo el rato y no es lo que quiero. No tengo nada jugoso que contar. Tendrá que esperar. Todo llega”, afirma contundente.

En la misma tónica, Muguruza opina sobre la maternidad. “Me gustan los niños pero tengo poca paciencia. Soy bastante impaciente”.

Sobre el machismo en el deporte, Bertín le ha mostrado un titular a la tenista: ‘Garbiñe Muguruza, bonitas piernas y pocos novios’. “Esto es un clásico. El tenis es un deporte de los más exitosos en el mundo femenino, con más igualdad de premios y soy la que menos tengo que hablar. Pero no se nos valora igual que a los hombres“, reflexiona la deportista en respuesta al titular. “Este es un tema que siempre estará”, asume.

“Nací para jugar”

De sangre caliente y con carácter, la tenista ha recordado su infancia con Bertín: “Nací en Venezuela y la razón por la que vine a España fue el tenis. Mi padre es vasco y mi madre, venezolana. Tengo dos hermanos mayores con diez y once años más que yo. Jugaban al tenis pero no llegaron tan alto y decidieron estudiar. Yo nací para jugar. Comencé entrenando con mis hermanos a los cuatro años”.

“A mis padres les encantaba el tenis, mi hermano progresaba mucho y vieron que en España es un deporte más popular que en Venezuela“. Pero las personas que realmente descubrieron sus logros fueron sus progenitores: “En la academia fui ganando y progresando. Mis hermanos dejaron el tenis y me convertí en la última esperanza familiar”, reconoce.

Por otro lado, Bertín se ha preguntado qué ha aprendido Muguruza de sus padres: “Mi padre trabaja con el metal en Venezuela y mi madre cuidándonos. Admiro de ellos el esfuerzo que han hecho por sus hijos. El tenis es un deporte caro”, le ha respondido ella.

¿Qué tiene que tener el futuro novio de Garbiñe? Su madre responde

Garbiñe
La madre de la tenista dice lo que tiene que tener el futuro novio de su hija: “Mucho aguante” / Mediaset

Rafa Nadal, Roger Federer, las hermanas Williams… Son nombres que Garbiñe tiene muy presente en su vida diaria. Personas de espíritu deportivo que, quizá, la han hecho crecer “antes de tiempo”. De hecho, ha sido en el almuerzo junto a Conchita Martínez -excapitana de los equipos españoles de Copa Federaciones y Copa Davis que entrenó a Garbiñe en Wimbledon-, donde ambas se han deshecho en halagos mutuos: “Sabía que iba a ser una campeona. Ella lo tiene todo”, cuenta Conchita, a la que Garbiñe responde: “Mi equipo y yo elegimos a Conchita como entrenadora porque la conozco desde hace tiempo”. “Era la persona ideal”, confirma.

Para terminar, desde la cocina de Bertín, el presentador ha sumado al programa la compañía de Scarlet, madre de la tenista, con la que han preparado un plato de pollo en salsa de zanahoria y un pastel de plátano decorado de más anécdotas. “Garbiñe es muy inquieta. Ya caminaba desde los seis meses. Ahora, cuando está en casa, siempre hay música y bulla y eso es lo que más echo de menos cuando no está”, ha reconocido la madre de la tenista. Sobre un futuro novio. Scarlet concluye: “¡Pobrecito! Tendrá que tener mucho aguante“.

Últimas noticias