“Ya nada volverá a ser como antes”

Traiciones y decepciones hacen estallar la armonía del universo ‘Sálvame’

Jorge Javier Vázquez, Sálvame
Ver Galería
Jorge Javier Vázquez en otro fotomontaje de LOOK / Gtres

Más de una semana. Ocho días llevan en los pasillos de Fuencarral esperando a Jorge Javier Vázquez. El presentador estrella de Telecinco prometía volver a conducir Sálvame el pasado 20 de septiembre, pero, de momento, solo ha aparecido para presentar ‘Gran Hermano’, ni rastro de él en el plató que ahora ocupan Paz Padilla y Carlota Corredera. El de Badalona no está y no tiene  ánimo para responder a las muchas llamadas que está recibiendo estos días. Ni siquiera respondió a la más importante, “La Llamada”, la película que ha coproducido y que se presentaba este martes con su ausencia como tema protagonista. Para evitar el escándalo que ha suscitado la publicidad que se ha hecho de sus diferencias con la cúpula, Jorge ha optado por desaparecer y poner tierra de por medio. En concreto se ha refugiado en Viena, la capital austriaca, un lugar que está muy lejos de donde sus obligaciones le pedían estar estos días: los estudios de Mediaset.

El pulso del catalán ha llegado más lejos de lo que muchos pensaban. Tanto, que una vez se solucionen sus diferencias con la cúpula, lo que quedará será el sabor amargo de la decepción y el desencanto. La cabeza de Jorge es estos días una locomotora que echa humo cuando recuerda el trago tan amargo que le está tocando vivir con personas a las que consideraba amigos. Casi familia. El filólogo nunca pensó que llegase la sangre al río y que la armonía que se respiraba en el universo ‘Sálvame’ se viera perturbada por unos malentendidos. “Ya nada volverá a ser como antes”, piensan en los pasillos de Fuencarral.

Sálvame
El equipo de Sálvame posa en 2016 / Gtres

Además, para más inri, el mismo sentimiento, el de decepción, es el que cobijan estos días en la cúpula de Sálvame. Tal y como confirman a LOOK fuentes cercanas a los directores del programa más célebre de Mediaset, estos se sienten traicionados por el que era mucho más que un compañero y aún están digiriendo todo lo que ha ocurrido estos días. Para ‘los jefes’ lo más complicado de asumir es que Jorge acudiera antes a hablar con Vasile, tal y como desveló este digital este miércoles, que con ellos, con los que se presupone que había una confianza casi ciega.

Con Paolo Vasile como principal valedor de las causas de Jorge Javier, la situación daba un giro y la convertía en casi una cuestión de Estado. Del Estado Telecinco. Con ambos frentes lamentando la actitud contraria y profundamente desencantados con lo sucedido, la solución no se antoja nada fácil. Al menos, no en lo que se refiere a la cuestión personal y que pasa por cicatrizar unas heridas que ahora están en carne viva. La piña que formaban en Sálvame se ha roto en mil pedazos y en el plató el clima que se respira estos días es de máxima tensión. “Ya nada volverá a ser como antes”, se repiten algunos.

Comentar

Últimas noticias