Se debate entre ir o no al plató de 'Supervivientes'

Teresa Campos, en un mar de dudas

María Teresa Campos
La periodista María Teresa Campos y el humorista Edmundo Arrocet en imagen de archivo / Gtres

Desde que supo que Edmundo regresaba a España, María Teresa Campos cuenta los días. Espera a su amor con la impaciencia propia de quien desea algo mucho y de corazón, pero está hecha un mar de dudas. La llegada de Edmundo a plató este jueves es uno de los momentos más esperados en la gala de ‘Supervivientes’ y el programa ya le ha planteado que vaya a recibirlo. El reality está arrasando y acapara la atención de millones de espectadores. La vuelta del chileno ha generado enorme expectación, no solo por lo que pueda dar de sí al pisar tierra y plató – y enfrentarse a las preguntas de Jorge Javier- sino por lo que significa su vuelta a casa: encontrarse con Teresa, después de todo lo que ha llovido, tanto en Madrid como en Honduras.

A la Campos le han pedido que vaya, que sea ella la primera persona que el chileno vea. Contar con la pareja que más titulares ha dado este año -sin olvidar a Paula Echevarría y Bustamante- y vivir en directo ese encuentro, no tiene precio. El público los quiere ver y los quiere ver juntos. Ella no quería que se marchara a la isla, pero encajó la decisión de su pareja y luego le apoyó públicamente.

La periodista Teresa Campos en imagen de archivo
La periodista María Teresa Campos en imagen de archivo / Gtres

Desde que el 16 de mayo sufriera un ictus isquémico, felizmente superado, la vida despliega otra perspectiva para la malagueña. Su llamada telefónica a Edmundo cuando el concurso lo envió en solitario al Palafito tras la falta de apoyo de la audiencia, fue no solo generosa y llena de emoción, sino un momentazo televisivo que quedará grabado en su vida y en la hemeroteca. Ahora que él está a punto de volver a España, nada le gustaría más que ir a buscarlo y abrazarlo a su llegada a Madrid; solo piensa en el jueves, en la vuelta y en él, pero sueña en su encuentro sin cámaras. Sin embargo, las normas del concurso no permiten tener ningún contacto con familiares antes de la llegada a plató y la entrevista en directo. Así que verlo antes y en privado, nada. Pero Teresa no quiere plató, ni directo, ni jaleo, ni trasnoche televisivo. Campos está aún convaleciente y tratando de recuperarse cada día más. Los médicos no le aconsejan que se someta a ningún tipo de presión ni de tensión. Sin embargo, desearía poder estar allí y en momentos se ve bajo los focos, esperando a que aparezca ante ella. Luego recuerda que no está para eso, que aún no puede ser. Así se lo han aconsejado.

La presión por parte del programa no cede. Según fuentes cercanas a la cadena, es su hija Carmen Borrego, habitual colaboradora de las galas de ‘Supervivientes’, la que está en contacto con la dirección del prime time. Su madre no está para arriesgar su salud, ni para ir a un plató y vivir la tensión del directo entre focos, público y los nervios del momento. Hace más de dos meses que no ve a Edmundo y el reencuentro será pura adrenalina. Además, hay que contar con que él será el único que no sepa lo que le ha ocurrido a la mujer con la que comparte su vida desde hace 3 años. Ella pidió que no se lo comunicaran y que continuara en el concurso con normalidad, que no interrumpieran su sueño de vivir esa aventura de supervivencia. Ahora Edmundo ya está aquí, está de vuelta este jueves y sí tiene claro que es ella, y solo ella, quien debe decirle que ha sufrido un ictus, que ha estado ingresada y que ha pasado un susto enorme. Quiere decírselo a solas. Confía en que Jorge Javier no lo mencione en la entrevista.

Cuando quedan horas para encontrarse, María Teresa Campos se arma de paciencia y solo desea que llegue ese momento en privado. Sabe que su sitio está en su casa esa noche. La gala es de él y cuando acabe la entrevista y se apaguen los focos, ella estará esperándole.

Comentar

Últimas noticias