En el espectáculo de Sara Baras y en tratamientos de belleza

No ha estado desaparecida: descubrimos los últimos pasos de Isabel Preysler

Isabel Preysler
Isabel Preysler en imagen de archivo / Gtres

Isabel Preysler (66) reaparece públicamente en la noche de este miércoles para promocionar un acto de Porcelanosa, la firma de la que es fiel embajadora. Sin embargo, y aunque se ha hablado de su desaparición pública en estos últimos días, la ‘socialité’ no solo ha seguido un ritmo de vida habitual y rutinario, sino que además lo ha hecho como una auténtica reina. LOOK desvela el por qué.

En primer lugar y justo un día antes de que Tamara Falcó (35) dijera ante la prensa que aún está “aceptando” a Mario Vargas Llosa (81) en su vida y en la de su madre, Preysler acudió precisamente con ella y con el nobel de literatura al espectáculo de Sara Baras. Madre e hija no quisieron perderse la gira de ‘Voces’ en Madrid y resulta anecdótico que, según se aprecia en la fotografía, la hija del marqués de Griñón se apoya muy amigablemente en Vargas Llosa, 24 horas antes de admitir que “el noviazgo de mi madre me costó”. Además, para la ocasión, Preysler se enfundó en un bonito kimono de estampado floral y se subió a unos tacones de la colección primavera verano 2015 de Carolina Herrera cuyo modelo ha llevado Letizia Ortiz en color negro en su último acto público.

Por otra parte, la viuda de Miguel Boyer ha seguido con sus habituales rituales de belleza y este martes (un día antes de su gran aparición pública) se ha puesto en manos de los tratamientos y cuidados estéticos de su amiga Maribel Yébenes en su centro situado en el Paseo de la Habana número 14 de Madrid. Ante todo, Isabel es presumida y no quiere dejar ningún detalle sin pulir para la ocasión.

Isabel reaparece el mismo día y a la misma hora que Mar Flores

Ahora, todo está preparado para que Isabel Preysler se bata en duelo con Mar Flores. Y es que las dos reinas de corazones tienen en su agenda una convocatoria de prensa este mismo miércoles y a la misma hora pero en diferente lugar. Por un lado, la novia de Vargas Llosa acudirá a la presentación de su firma amiga en San Sebastián de los Reyes (Madrid), mientras que la guapa maniquí hará lo propio en un acto de la mano de Moët & Chandon en La Casa encendida.

[Puedes ver: Mar Flores y las otras mejores mujeres del 69]

En este duelo, Isabel tiene a su favor el poder hablar de los futuros pasos en su relación con el escritor e incluso poder desvelar la fecha de su boda. Mientras que la ex mujer de Javier Merino, en una reaparición poco o nada casual, podrá hablar de su reconciliación con Elías Sacal, con quien ha sido fotografiada navegando por la Costa Azul francesa en el yate del empresario mexicano durante el pasado mes de mayo. En definitiva, la batalla mediática por hacerse con las próximas portadas del ‘papel couché’ está servida.

Últimas noticias