El blog de Sandra Aladro

La crisis que pudo dar al traste con la comunión de la hija de Paula y Bustamante

Paula Echevarría
Paula y David en una imagen de archivo del mes de enero de 2017/Gtres

“La fecha que es la que es, y lo es desde hace siete o ocho meses. Se ha inventado una comunión que nunca iba a ser”. Paula Echevarría no mintió el pasado miércoles durante su aparición ante los medios cuando hizo esta rotunda afirmación referida a la Primera Comunión de su hija, pero la verdad tiene otros muchos matices que, con todo el derecho, obvió aclarar. Es cierto que el acontecimiento religioso-familiar está organizado desde el año pasado y que se celebrará el 17 de junio en San Vicente de la Barquera. Pero también lo es, según fuentes muy cercanas, que hace pocas semanas una crisis entre el todavía matrimonio puso en serio peligro la celebración. Con la tensión entre las familias a flor de piel, Paula se opuso a que el acontecimiento se celebrase en la tierra de los Bustamante y dio como alternativa un “territorio neutral”.

Paula Echevarría durante el evento de este jueves /Gtres
Paula Echevarría durante el evento de este jueves /Gtres

Los Bustamante versus los Echevarría

Sin ser en ningún caso causantes de la separación física de David Bustamante y Paula Echevarría, las familias de ambos han vivido, e incluso participado, de la tensión y las dificultades padecidas por los protagonistas desde que a comienzos de abril se hiciese pública una noticia que para ellos ya era una realidad desde finales de enero, fecha en la que el cantante abandonó el domicilio conyugal.

David Bustamante el día en el que estalló contra la prensa /Gtres
David Bustamante el día en el que estalló contra la prensa /Gtres

El sufrimiento añadido que supuso para los cónyuges la trascendencia pública de su problema personal, y las versiones que del mismo se dieron -la mayoría de las cuales señalaban a David como responsable debido a su modo de vida-, no hicieron más que aumentar las diferencias latentes entre las familias. El gran damnificado estaba siendo David Bustamante. En sus escasas manifestaciones públicas dejaba ver que así es como se sentía. La imagen que se estaba dando de él era muy dolorosa y, sobre todo, alejada de la realidad. Así lo manifestaba también en su círculo íntimo y, poco a poco, se fue gestando un clima de tensión ante la otra parte, la de Paula, indemne y reforzada ante el gran público. Así las cosas, la bomba explotó a finales del mes de abril.

Paula se planta

Con los Bustamante en su peor momento, Echevarría se plantó. Ella no iría a Cantabria, territorio comanche por aquel entonces. El puente del 1 de mayo, el cantante comunicó en su entorno que no habría comunión en la fecha y el lugar previstos y empezó a pensar en el lugar neutral que pedía su mujer. Solo podía ser Madrid. Tierra de nadie, pero tierra en la que viven al fin y al cabo.

Paula Echevarría y David Bustamante con su hija Daniella en las calles de Nueva York /Gtres
Paula Echevarría y David Bustamante con su hija Daniella en las calles de Nueva York /Gtres

Ese giro inesperado de los acontecimientos dio alas a quienes esperaban que el 6 de mayo Daniella haría la comunión en la parroquia de Villafranca del Castillo en la que estaba cursando la catequesis junto a sus compañeros de colegio desde principio de curso. Pero, como bien dijo ayer Paula, nunca estuvo en el plan inicial. Mucho más cuando David cantaba esa misma noche en Gibraltar. Pero lo cierto es que en el entorno familiar se llegó a pensar en esa cita cuando se puso sobre la mesa la condición de neutralidad…

Crisis superada

Pasados los días, la pseudonormalidad –si así puede llamarse a una separación en ciernes- se instaló de nuevo en la casa familiar y todos coincidieron en que lo único que iba a prevalecer en adelante eran los deseos de la menor, que no eran otros que celebrar su Primera Comunión junto a una de sus primas en San Vicente de la Barquera, tal y como estaba previsto.

Será el 17 de junio cuando las dos niñas vivan su día más especial junto a su familia completa, pero no será en la iglesia del pueblo, Santa María de los Ángeles. Si no hay cambios de última hora, David y Paula tienen previsto que sea un cura amigo de la familia el que oficie el sacramento en un recinto privado que podría ser el mismo restaurante en el que a continuación está organizada la comida familiar. Se trata del restaurante Annua, a las afueras del pueblo. Un lugar privilegiado que goza en su haber de dos estrellas Michelín y que tiene su agenda blindada para este día desde hace meses.

Últimas noticias