¿Amor o interés?

¿Mario Vargas Llosa está con Isabel Preysler por interés? En Perú opinan que sí

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler
Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler en una imagen de archivo / Gtres

Mientras Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler continúan paseando tranquilamente su amor por diferentes rincones de España –como Sevilla hace tan solo unos días– en Perú, país natal del escritor, se acaban de publicar unas declaraciones que podrían empañar su idílica relación. El autor de las mismas es un antiguo amigo del Nobel, Sigifredo Orbegoso, doctor en derecho y rector de la Universidad César Vallejo.

Sigifredo y Mario se conocieron en París en 1961, cuando el literato vivía allí con su primera mujer, su tía Julia Urquidi. A partir de entonces su relación no ha trascendido, pero lo que sí se sabe es que en los últimos años Orbegoso se ha posicionado en contra Vargas Llosa por temas políticos.

Tras conocer la relación de Mario e Isabel fueron muchos los miembros de la sociedad peruana, como Mona Jiménez, los que se posicionaron del lado de Patricia Llosa. Según recogió el diario La Razón hace unos meses, “Patricia ha conseguido que los amigos comunes que tienen en Perú se decanten a su favor. La alta sociedad limeña es muy conservadora. A ella la consideran una víctima, y, a él, un traidor. Y a Isabel no quieren ni verla“.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler
Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler disfrutaron en Sevilla de la Semana Santa / Gtres

En este ambiente crispado que se respira en Perú, ahora es el académico Orbegoso quien ha aprovechado su blog para repasar la vida de Mario, describiéndolo como a un hombre que vive por y para sus deseos y dispuesto a todo para satisfacerlos. Tomando su relación con Preysler como punto de referencia, Orbegoso desvela una supuesta cara oculta de Mario cuanto menos sorprendente.

Según se puede leer en el artículo, lo que movería a Mario para estar con Preysler no sería el amor, sino satisfacer sus propios intereses. Isabel Preysler era, sin duda, la mujer que ahora necesitaba: con relaciones sociales y políticas, aún bella sin ser joven, que se mueve en el alto mundo social, como el pez en el agua”. A su parecer, Patricia Llosa estaría “muy deteriorada ya, se ahogaba. Mario no tiene vocación de salvataje: lo que ya no le sirve lo descarta. Él siempre tiene que flotar”.

Un “descarte” que justifica haciendo un repaso a los sus dos fallidos matrimonios, pues el escritor no habría tenido reparos en pasar de página varias veces a pesar de las consecuencias.

Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa
Con Patricia Llosa tuvo a sus tres hijos / Gtres

Su primera mujer fue su tía, Julia Urquidi, con quien se casó, según Sigifredo, “contra la desaprobación” de sus familiares y “rompiendo barreras que dejaron muy maltrecha a la familia. ¿Y para qué?”, se pregunta, “emigró a París y fue allí donde al poco tiempo llegó su sobrina carnal Patricia Llosa, una menor de edad de 15 años de la que se enamora con una pasión que supera a la que tuvo con la tía; y da rienda suelta a sus instintos sin la menor consideración por su esposa y otra sobrina, Wanda, que también estaba con ellos”.

Sobre su vida junto a Patricia, su segunda exmujer, explica que, si bien en el pasado “siempre le dedicó las mejores palabras”, una vez llegó Isabel Preysler a su vida todo quedó en el pasado.

La llegada de la socialité habría dejado atrás todos estos recuerdos. “Ahora (Mario) dice que el año pasado al lado de Isabel ha sido ‘el más feliz de mi vida’. Su hijo Gonzalo al respecto ha replicado: ‘Para nosotros ha sido el más infeliz’. Otra familia destruida y que no lo pueden ver. Aplastada, humillada, como la anterior, por la fama del escribidor con fortuna, hasta ahora”, continúa.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler
Hace unas semanas Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler viajon a Perú / Gtres

Como conclusión, Sigifredo Orbegoso no descarta que el autor de ‘La ciudad y los perros’ cambie de nuevo de pareja. “¿Qué pasará con la socialité?”, se pregunta, “Ya se ha hecho público que no le gusta eso de hacer deshacer maletas e ir a reuniones que no son las suyas. Él se divorció y ella es viuda con plata. El noviazgo no tiene cuando terminar. El tiempo pasa. ¿Quién se hartará primero de quién?”, concluye.

Comentar

Últimas noticias