El empresario gana la batalla a la actriz

La Justicia italiana absuelve a Javier Rigau y da por válida su boda con Gina Lollobrigida

Javier Rigau
Javier Rigau durante la cena con motivo de la Gala Concordia en 2007 / Gtres

El empresario español Javier Rigau ha sido absuelto este jueves por el Tribunal de Roma de los delitos de estafa y falsedad documental de los que le acusaba su expareja, Gina Lollobrigida. La artista y Rigau contrajeron matrimonio por poderes en 2010 pero, poco después, la actriz italiana denunciaba que había sido estafada por el empresario y que ella nunca había autorizado que se llevara a cabo dicho enlace.

Fue entonces cuando la guerra entre la estrella y el joven catalán estalló. Lollobrigida emprendió acciones legales tanto en Italia como en España. Sin embargo, la causa contra Rigau en su país natal se cerró definitivamente en 2015 mientras que, en Italia, continuaba activo un procedimiento paralelo.

Gina Lollobrigida y Javier Rigau
Gina Lollobrigida y Javier Rigau durante el Sicab en Sevilla en 2006 / Gtres

La prensa italiana recoge que la actriz siempre ha manifestado que su matrimonio había sido “una estafa en toda regla”. Lollobrigida asegura que Rigau actuó con “trucos y engaños”. Sin embargo, de poco ha servido su insistencia en tratar de demostrar el supuesto engaño que habría sufrido por parte del empresario catalán.

Ahora, tras varios años de acusaciones por parte de la italiana hacia su expareja, la jueza Paola Roja, de la VIII Sección Penal del Tribunal romano, ha desestimado la petición de la Fiscalía, que pedía ochos meses de prisión para el español por haber cometido, presuntamente, los delitos de matrimonio ilegal y falsedad documental.

Gina Lollobrigida y Javier Rigau
Gina Lollobrigida y Javier Rigau durante el Sicab en Sevilla en 2006 / Gtres

El abogado de Lollobrigida, Fabrizio Siggia, ha lamentado la sentencia y ha manifestado su intención de recurrirla, una vez haya leído las motivaciones del fallo, que serán publicadas en un plazo de 90 días. El letrado ha apuntado que el matrimonio por poderes que contrajeron Rigau y Lollobrigida no existe desde el punto de vista civil, dado que nunca se registró formalmente porque la actriz italiana interpuso una denuncia para impedirlo.

La pareja contrajo matrimonio, mediante un poder especial otorgado ante notario, en la parroquia de San Vicente del barrio barcelonés de Sarrià el 29 de noviembre de 2010. Lollobrigida y Rigau, 34 años más joven que ella, mantuvieron una relación sentimental entre 2006 y 2007. A pesar de que a finales de 2006 la actriz anunció su boda, el enlace fue suspendido y no fue hasta 2010 cuando la pareja se dio el ‘sí, quiero’.

Últimas noticias