PRIMERAS DECLARACIONES

Lucía Bosé se rompe en el ‘Deluxe’ tras la pérdida de su nieta Bimba

lucía bosé
La actriz Lucía Bosé en una imagen de archivo (Gtres)

De espíritu libre y rebelde. Así es Lucía Bosé a sus 86 años. Sonriente a la vez que emocionada, la viuda de Luis Miguel Dominguín se ha sentado en ‘Sábado deluxe’ para plantar cara a la vida, a su vida. La entrevista es la primera que concede tras el fallecimiento de su nieta Bimba y la última antes de retirarse del mundo televisivo. Lo primero que ha aclarado es si son ciertas o no las informaciones de que su hijo, Miguel Bosé, había querido frenar su intervención en el programa:”¿Cómo se va a atrever a decirme lo que tengo o no que hacer? No es verdad, en mi familia nos podemos pelear pero cada uno hace lo que quiere”. Desconoce si el artista escuchará o no sus palabras, pero bromea con que el resto de familia sí estará pegado al televisor. “Llevan un mes sentados esperando para verme”, dice.

Para recuperarse de la pérdida de su nieta, confiesa que “he estado encerrada en mi casa un mes sin salir ni para dar un paseo, necesitaba digerir todo. Una vez hecho eso me he liberado, para mí ella ha dejado de sufrir”. Durante todos esos días no ha estado sola. Ha estado en Brieva (Segovia) que es el pueblo donde vive acompañada de once familiares más. A Bimba la han querido recordar sonriendo, bailando y disfrazándose, algo que a algunos les costaba entender.

Lucía Bosé y Paola Dominguín por las calles de Brieva, Segovia (Gtres)
Lucía Bosé y Paola Dominguín por las calles de Brieva, Segovia (Gtres)

Pese a que Bimba hablaba de forma muy natural del cáncer que padecía y en su última etapa llegó a pronunciar la palabra metástasis, no quiso involucrar a su familia en lo que estaba pasando y por eso viajó para vivir sus últimos meses hasta Cádiz con sus hijas y su novio, Charlie. Su abuela ante esto se muestra comprensiva y recuerda cómo se enteró de que había muerto: “Estaba en un juicio y vi a mi abogado y todo el mundo muy serio. Nadie me saludaba, cuando terminó el juicio me lo dijeron. Me quedé sin palabras”. Lucía echa la vista atrás para contar lo que le unía con la modelo: “Era muy parecida a mí, éramos cómplices” y es que la propia Bimba dijo en una entrevista pasada lo que significaba su abuela para ella. “Es la mami azul, es mi modelo a seguir. Aprendo tanto con muy poquito que estoy con ella…”, explicó. Momento que, aunque pocos, ambas mujeres sabían valorar. “La última vez que hable con ella fue hace dos o tres meses antes de que falleciera. No recuerdo que hablamos, fue una conversación normal”, rememora Lucía.

Bimba y su abuela Lucía en una imagen de archivo (Gtres)
Bimba y su abuela Lucía en una imagen de archivo (Gtres)

Los momentos más duros de Bimba

Afectada, la matriarca de los Bosé se detiene para recordar los momentos más difíciles de la vida de su nieta. “No siempre fue feliz. Cuando se separó fue duro. Vino a mi casa y se quedó unos meses conmigo. Sufrió muchísimo pero yo la apoyé”, dice. Felicidad que más tarde recuperó con su última pareja, Charlie Centa. La veterana artista habla de él en estos términos: “Conocía a su novio, muy guapo y muy simpático. Ya quisiera tener yo uno así”. Lucía sentencia que su nieta no le dejó nada encargado, ni siquiera sobre sus dos hijas que tuvo dos con el músico Diego Postigo. “No me preocupa nada el futuro de las niñas porque no les hará falta, tienen una familia estupenda”, apuntó-

Mientras concede su entrevista más personal, Lucía está segura de que Bimba está sonriendo. Dice que la siente cerca y confiesa: “Le hablo todos los días”. Esta relación tan estrecha también la tuvo con su tío Miguel Bosé y prueba de ello fue lo que dijo el cantante cuando la modelo falleció: “Buen viaje, mi cómplice, mi compañera, mi amor, mi hija querida. Guíame”.

Miguel Bosé y Bimba durante una actuación de los Premios Grammy Latinos (Gtres)
Miguel Bosé y Bimba durante una actuación de los Premios Grammy Latinos (Gtres)

Lucía Bosé también ha hablado de su pasado con Dominguín del que destaca la ayuda que concedió a su hija Lucía ante el drama que estaba viviendo. La madre de Bimba se casó con un italiano y cuando se separaron las leyes le otorgaron la tutela de los pequeños al padre por lo que estuvo un año y medio sin verlos. El torero le ayudó a recuperarlos aunque para la que algunos llaman ‘mama blue’ “ni padre ni abuelo. Para él sólo existieron las mujeres y los toros”. Actualmente, se declara feliz y enamorada sin confesar de quién.

Últimas noticias