TENSIÓN EN LA COCINA

La confesión sexual de Loles León que ha dejado sin palabras a Rosa Benito

La confesión sexual de Loles León que ha dejado sin palabras a Rosa Benito
Loles León y Rosa Benito, protagonistas de la noche./Mediaset

Los roces entre la actriz e Irma Soriano han sido constantes. Loles ha vuelto a sorprender con su agitada vida sexual.

Las concursantes de ‘Ven a cenar conmigo Gourmet Edition’ no podrían ser más distintas. Cuatro mujeres de bandera y con mucho carácter que además de cocinar se dedican a despellejarse entre ellas. Es sin duda uno de los mayores atractivos del programa. Si en la primera entrega, con Rosa Benito de anfitriona, Irma Soriano y Loles León se repartieron “pullitas”, la cosa no fue muy distinta en la segunda. El “Huracán Loles” ha seguido arrasando todo y todas, principalmente a la ex “chica Hermida”. Sin embargo, ha sido a la cuñada de Rocío Jurado quien se le ha visto más fuera de juego.

Rosa es ante todo una mujer conservadora. De profesión ama de casa, su mayor orgullo es haber criado a sus cuatro hijos bajo su abrazo protector. Nada que ver con Loles León, una mujer que ha hecho del desparpajo y de la picaresca su seña de identidad. Entre plato y plato- en esta ocasión cocinados por Irma Soriano, quien las recibió en su casa- las concursantes dieron rienda suelta a las palabras y como no, las confesiones no tardaron en llegar.

Una vez más, la dicharachera actriz llevó la voz cantante. Todo ocurrió cuando se colaron en la habitación de la presentadora. Rosa, Loles y Belinda Washington se quedaron muy sorprendidas por el gran tamaño de la cama. Suficiente para que la “chica Almodóvar” soltara la “perla” de la noche: “A mi lo que me va son las camas redondas”. Rosa, entre tímida y temerosa, solo logró preguntar muy sorprendida si lo había hecho, a lo que Loles contestó con su soltura habitual: “Uy si, cuando era joven, ahora lo volveré a hacer si se tercia”.

“Lady Rosa” no daba crédito. La cara de la ex mujer de Amador Mohedano era todo un poema y agarrándose a su medalla de la Virgen de Regla llegó incluso a santiguarse en más de una ocasión. Al ver la reacción de su compañera, Loles siguió narrando su agitada vida sexual: “Mira lo que te voy a decir: una cama redonda le da mil vueltas a un gimnasio. Ahora mete, ahora saca, por aquí por allá, no me quedaba hueco que rellenar”. Rosa, que no pudo contener la risa nerviosa en ningún momento admitió que “no lo haría nunca, pero igual miraría un poco para ver como es eso”. Las risas estaban aseguradas y lo cierto es que no defraudaron.

Tensión entre Irma y Loles

Desde el primer programa de la edición se palpó mucha tensión entre la actriz catalana y la presentadora andaluza. Más suaves en esta ocasión, Irma hizo de todo para agradar a una Loles que no siempre la correspondió. Nada más llegar a su casa, Irma sorprendió a su compañera con un piropo: “Siempre te he admirado mucho como actriz”. Sin embargo, a Loles no pareció gustarle el cumplido: “Prefiero que me digan que soy una cabrona antes que les gusta mi trabajo”. Tampoco en la comida se pusieron de acuerdo. Salvo en el segundo plato, en el que Loles mojó pan en la salsa del “Pollo a la Soriano”, todo lo demás le pareció espantoso. Aun así, en esta ocasión no llegó la sangre al río. La difícil relación entre ambas progresa adecuadamente.

Lo último en Famosos

Últimas noticias