EL GALÁN YA NO ES LO QUE ERA

A Gerard Butler le dan calabazas

Gerard Butler
Gerard Butler en una imagen de archivo / Gtres

Increíble pero cierto… a Gerard Butler le dan calabazas. Él, uno de los grandes sex symbols del Séptimo Arte, acaba de descubrir en su propia piel que no es tan irresistible como creía. Y es que diez años después de que provocara algo más que suspiros con sus marcados abdominales en el papel del rey Leónidas de Esparta, el actor ha pasado ha pasado a convertirse en un “fofisano” más, con tableta de chocolate derretida incluida.

Gerard Butler
Gerard Butler en un rodaje / Gtres

El escocés ha vivido uno de los momentos más bochornosos de su vida. Según apuntaba uno de los digitales más populares de EEUU, Gerard fue rechazado hace unos días por una joven a la que tiraba los tejos. Y es que volver a estar en el mercado tras su ruptura con Morgan Brown no le ha sentado nada bien. A sus 47 bastante bien llevados años Butler intentó coquetear con una guapa joven de apenas 20, que al verlo no se sintió nada atraída por él.

😍😍😍 #GerryButler #GerardButler

Una publicación compartida de Gerard Butler (@gerardbutler.ig) el

La esperpéntica escena tuvo lugar en uno de los restaurantes más de moda de Los Ángeles y ante la presencia de varios testigos, el intérprete tuvo que sufrir el rechazo de la fémina, que como argumento utilizó un manido “es demasiado viejo, podría ser mi abuelo”. Un duro golpe para el también letrado, a quien los amigos de la joven recomendaron que buscara a alguien más acorde a su edad.

Big Nick in full effect. #DenOfThieves

Una publicación compartida de Gerard Butler (@gerardbutler) el


Vale que ya no tiene el mismo físico pero sigue ofreciendo otras cualidades como su arrebatadora simpatía o su sonrisa Profident. Lo malo es que ahora, lo que está de moda es que ellas sean mayores que ellos y en el sector de las veintiañeras parece que el actor ya no tiene nada que hacer. No te preocupes Gerard, que a muchas les sigues pareciendo un buen partido. Eso sí… si recuperases tu cuerpo de antaño tendrías muchas más opciones. La solución está en el entrenamiento espartano, en el que tú eras un gran experto. ¡Que viva Leónidas!

Comentar

Últimas noticias