DESPILFARRO "SPICE"

Mel B, arruinada por sus caprichos

Melanie Brown
Melanie Brown en una imagen de archivo / Gtres

Increíble, pero cierto: Mel B se ha gastado más de 43 millones de euros en caprichos. La ex Spice Girl está prácticamente arruinada, después de que haya dilapidado su fortuna en lugar de invertir sobre seguro. La cantante se acaba de separar de su marido, Stephen Belafonte a quien acusa de maltrato y de haberle sido infiel con la niñera.

La ex Spice Girl ha declarado que no dispone de capital para hacer frente a las exigencias económicas de su ex, ya que como manifestó su abogada Jacalyn Davis, ha gastado una ingente cantidad de dinero en caprichos de alto valor que la han dejado casi arruinada. Coches de lujo, joyas, servicios exclusivos y hasta una isla privada en Virginia que regaló a su entonces marido.

[Victoria Beckham resucita a las Spice Girls para promocionar su colección ‘low cost’]

Melanie B
Melanie Brown y su entonces marido, Stephen Belafonte, disfrutan en un jacuzzi durante unas vacaciones / Gtres

A pesar de los numerosos regalos que la cantante ha hecho a su marido durante más de una década, Belafonte le reclama una importante manutención, apoyándose en el sueldo que la artista recibe por su trabajo en America’s Got Talent. Una cifra que asciende a más de 200.000 euros al mes. Si el juez aprobase las pretensiones de Belafonte, Mel B se vería obligada a pagar dos pensiones alimenticias al mes, ya que desde hace años ingresa regularmente una cantidad específica a su ex marido y padre de su hija, Jimmy Gulzar.

De momento, el productor ha solicitado 11.000 dólares mensuales a la artista, entre los que se incluyen 4.000 para comida, 2.000 para ropa y 750 para otros gastos como el teléfono móvil. Mel B no se ha pronunciado sobre la situación, pero su abogada asegura que las exigencias de Belafonte son desmesuradas, sobre todo si se tiene en cuenta que la artista aportó todo su capital anterior al matrimonio en las cuentas conjuntas de la pareja y siempre estuvo a disposición de su ahora ex. La justicia tiene la última palabra pero a partir de ahora la británica deberá ser más comedida con sus gastos.

Últimas noticias