En una entrevista en la televisión gallega

Ana Obregón por fin respira tranquila: “La pesadilla de mi hijo ha terminado”

Ana Obregón, Roberto Vilar
Ana Obregón junto a Roberto Vilar/TVG

La popular actriz ha visitado el programa de Roberto Vilar en la televisión gallega donde ha contado el estado de salud de su hijo. Ana ha aprovechado la ocasión para mandar alguna “pullita” a Antonia Dell´Atte y contar una divertida anécdota con el rey Juan Carlos.

Ana Obregón es incombustible. La popular actriz ha vuelto con fuerzas renovadas a la vida mediática. Prueba de ello ha sido la visita a la televisión gallega donde tuvo oportunidad de darlo absolutamente todo. Hacía tiempo que no se la veía disfrutar de esa manera en un plató de televisión. La presentadora ha dado juego, ha estado divertida y se dejó llevar por la dinámica del talk show de Roberto Vilar.

Siguiendo la estela de otras celebridades, Ana se dejó ver por tierras gallegas y visito el programa Land Rober Tonai Show. La química con el presentador fue absoluta por lo que la polifacética artista entró al trapo en todas las bromas. Nada más empezar, el presentador le recibió imitando al rey Juan Carlos. Usando el traje de General del ejército de tierra, Roberto logró arrancarle a Ana una divertida anécdota. Como el que no quiere la cosa, entre broma y broma, le fue haciendo algunas preguntas, terminando la actriz por confesar el insólito lugar donde conoció al emérito: “Fue en una discoteca”, dijo riéndose como una niña traviesa a quien se le acaba de escapar un secreto.

No obstante, los momentos más divertidos se vivieron durante la sección “Mira quem chama”- mira quien llama, en español– donde la protagonista de “La vida alegre” tenía que adivinar si la persona que aparecía en pantalla estaba al otro lado del teléfono. De repente, entre llamadas de Pedro Ruiz o el cocinero Pepe Rodríguez, se coló la foto de Antonia Dell´Atte. Ana no daba crédito: “hombre no, Antonia no llama. Seguro que no”. Entre tira y afloja, el presentador, que fingía estar al teléfono con la italiana, le iba diciendo: “Antonia dice que te adora”. Mientras tanto, la actriz, completamente incrédula, aprovechaba para lanzar algún dardo: “Bueno, si le habéis pagado es posible que llame”. Aunque en los últimos años ambas han enterrado el hacha de guerra, queda claro que aún quedan muchas asperezas por limar.

Su hijo, cada vez más recuperado

Pero si algo preocupa a Ana, es el estado de salud de su hijo Alex. El último año ha sido especialmente duro. Madre e hijo tuvieron que mudarse a Estados Unidos, donde el joven estuvo recibiendo tratamiento. Ahora, y en palabras de la ex de Alessandro Lecquio, su hijo está cada vez más recuperado: “La pesadilla de mi hijo ha terminado”. Con estas tajantes palabras ha querido dar por zanjada la pregunta y empezar a cerrar una etapa. Lo importantes es que la salud de Alex va a mejor y con ella vuelve la Ana más divertida.

Lo último en Famosos

Últimas noticias