Así es la hija de Terelu

Alejandra Rubio se confiesa en un plató por primera vez

Alejandra Rubio
Alejandra Rubio en el programa 'Morning Glory' de Radioset/ Gtres
  • LOOK

La influencer se sienta por primera vez en un plató de Mediaset.

Cada día más cómoda ante las cámaras. Así es cómo se siente Alejandra Rubio, que ha acudido en la mañana de este martes al programa ‘Morning Glory’ de Radioset -canal online de Mediaset- para compartir algunos de sus secretos de influencer y otras confidencias hasta el momento desconocidas. La hija de Terelu se ha mostrado simpática y receptiva a cada una de las preguntas que le han sido realizadas, una actitud muy natural que casa a la perfección con su carácter extrovertido.

«Cuando era más pequeña no quería nada tener que ver con los medios. Me daba miedo lo que decía la gente y lo pasaba mal. Pero después vi que si quería dedicarme a la moda tenía que ser conocida», afirma Alejandra Rubio justificando que su salto a las portadas del papel couché se debe a que desea proyectarse profesionalmente. Pese a que actualmente ella misma confiesa tener un buen trato con la prensa, lo cierto es que sus comienzos en este mundo no fueron nada fáciles. «Lloraba muchísimo, muchísimo. Cuando cumplí los 18 años me decían muchísimas cosas, además salió el tema de la anorexia y lo pasé fatal», declara la joven cuando es preguntada por su repentino ‘salto’ a la fama. Pese a que no todo es fácil siendo un personaje conocido, la hija de Terelu se atreve a decir que no descarta probar suertes en televisión: «Ahora me interesa más, pero nunca ha sido mi objetivo», unas palabras que podrían vaticinar un futuro proyecto en la pequeña pantalla. 

Alejandra Rubio
La primera ‘cita’ de Alejandra Rubio con Mediaset/ Gtres

Una chica sociable pero muy desconfiada

Las dos caras de la moneda. Así es como vive Alejandra Rubio su fama. La nieta de María Teresa Campos dice estar muy orgullosa de la familia que tiene y comprende que el hecho de pertenecer a uno de los clanes televisivos más famosos de nuestro país tiene consecuencias. Una realidad que no le quita el deseo de hacer una carrera profesional con sello propio. «Sé que mis looks negros no suelen gustar mucho. El negro no gusta», asiente la joven, que defiende su estética personal a capa y espada. Una de las cosas por las que Alejandra también ha emprendido una ‘batalla’ personal tiene mucho que ver con el halo de popularidad que la persigue, asunto por el que la influencer confiesa haber sufrido en alguna ocasión. «Siempre he sido abierta, súper social y me he llevado muchos palos», asiente la hija de Terelu, que añade: «Me cuesta mucho fiarme de la gente. Muchas amistades me han dicho que no suba fotos con ellas porque luego las van a sacar y después ha sido todo lo contrario. Ahora solo tengo una amiga en la que confío, se llama Esther, la conozco hace 2 meses, pero conecté mucho con ella».

El peso de la fama le ha pasado factura, pese a que confiesa que desde muy pequeña su madre ha intentado mantener la normalidad respecto a ella. «Mi madre nunca ha sido de no, no, no, no… Ella siempre me ha dicho que ya me daré yo cuenta. Por ejemplo, no me ha prohibido salir, y yo ahora no bebo una gota de alcohol», asiente la joven que dice sentirse agobiada en alguna ocasión debido a las continuas polémicas que se crean alrededor de su familia. Una consecuencia más de ser una de las integrantes del clan Campos, a la que Alejandra Rubio se va a acostumbrando poco a poco.

Lo último en Famosos

Últimas noticias