EXCLUSIVA LOOK

Descubrimos cómo se ha comportado Albert Rivera con Malú en su escapada a Portugal

Albert Rivera y Malú
Descubrimos cómo se ha comportado Albert Rivera con Malú en su escapada a Portugal

Look ha podido saber, en exclusiva, cómo ha sido Albert Rivera con Malú durante sus vacaciones en Portugal.

Como una auténtica bomba. La estancia de Malú y Albert Rivera en Comporta sigue dando de qué hablar casi una semana después de que su escapada viera la luz. Ambos decidieron trasladarse a Portugal y, aunque su único deseo era el de pasar desapercibidos, no lo consiguieron. Acudieron juntos a un supermercado, de donde huyeron despavoridos al ser reconocidos por turistas españoles, tal y como publicó LOC. Un instante que, sin ninguna duda, marcó un antes y un después en las primeras vacaciones de la pareja. A pesar de que Look reveló en exclusiva cuál era exactamente el complejo turístico en el que se alojaron así como los planes que tanto la artista como el líder de Ciudadanos decidieron hacer durante sus días de asueto, todavía hay secretos que quedan por contar. Empecemos por el principio.

Y es que al percatarse de que habían sido reconocidos, la cantante y el político se vieron desbordados, hasta tal punto que salieron por separado del supermercado. Malú se metió en el coche y fue el propio Albert el que terminó de hacer la compra. Desde entonces, ya nada volvería a ser igual. A partir de ese momento, principalmente Rivera, cambió bastante su actitud. De sentirse en pleno relax pasó a sentir el temor de que sus minivacaciones terminaran en una auténtica pesadilla, rodeados de curiosos  y paparazzis. Sin embargo, no fue así.  El Troia Resort es un auténtico búnker, ideal para quien quiera perderse  sin ser visto. Más de 1100 hectáreas repartidas en zona residencial, beach club y campo del golf, hacen del complejo un lugar idílico del que no hace falta salir.

Troia Resort
Malú y Albert Rivera se alojaron en una fabulosa casa ecosostenible, conocida como Atlántic Villa./TroiaResort

Los novios se alojaron en una de las lujosas Villas Atlánticas, con jardín, piscina y vistas al mar. De los muchos servicios que ofrece el resort -la pareja siempre deseosa de una mayor privacidad- rechazaron casi todos. Algunas casas en caso de que los huéspedes quieran tienen servicio las 24 horas al día, algo que Albert y Malú desecharon por completo. A cambio, dos señoras acudían a la villa unas dos horas al día para hacer limpieza, tal y como ha podido saber este digital. Un momento que ambos aprovechaban para salir a pasear y perderse por la zona. Querían evitar a toda costa cualquier tipo de filtración.

Albert actuó de cicerone de la artista y también de novio protector. Según cuentan a Look testigos de una de las escasas salidas de ambos, Rivera estuvo de lo más pendiente de su chica, siempre al acecho por si alguna mirada indiscreta les rondaba. Esa actitud le sirvió a la sobrina de Paco de Lucía para mostrarse cada vez más calmada y relajada. Tener a Albert  tan pendiente de ella y con actitud protectora le ha traído la paz que necesitaba. Aun con cierto temor a ser vistos, ambos hicieron un esfuerzo por seguir disfrutando del viaje que con tanto cuidado habían organizado. Todo con máximo secretismo y, prueba de ello, que muy pocas personas de su entorno fueran conocedoras de su destino vacacional. No tuvieron en cuenta entonces, que a pesar de que Albert Rivera se conocía al milímetro la zona, pues viajaba junto a su ex a este lugar, ambos son personajes conocidos y, sobre todo, reconocibles.

Lo último en Famosos

Últimas noticias