Exclusiva LOOK

Los cuadros de Palomo Linares se revalorizan tras su muerte

Sebastián Palomo Linares
Sebastián Palomo Linares durante la exposición "45 años exponiendo" en el año 2012/ Gtres

Sebastián Palomo Linares tuvo muchos sueños en su vida, pero solo uno se le resistió. La voluntad, el tesón, la fuerza y la genialidad acompañaron al torero y también pintor a lo largo de sus 69 años y fue la salud la que le impidió poner la guinda al pastel a ese sueño que tanto había perseguido. Este mes de abril conmemoraba su medio siglo como artista con una exposición en el Palacio del Infante de Boadilla del Monte, sin embargo, su corazón se lo impidió. El mismo día que se jugaba la vida en un quirófano, se abría al público una muestra de sus últimas piezas. Piezas que ahora se revalorizarán considerablemente al finalizar su producción, una información que ha confirmado a LOOK el propio galerista y amigo del fallecido Sebastián, Miguel Ángel Marrero Santana.

Parte de la última exposición abstracta de Palomo Linares /LOOK
Parte de la última exposición abstracta de Palomo Linares /LOOK

Una vez fallecido el precio aumenta porque ya no podrá pintar más. Me ha llamado mucha gente interesada por sus cuadros y más aún, a partir de que falleciera“, ha explicado Miguel Ángel. Su coste se podría llegar a duplicar e incluso triplicar, lo que supone que parte de la galería expuesta alcance más de seis cifras. Las ventas están fijadas a partir de 10.000 euros, pero lo cierto es que la mayoría de ellas tenían un valor muy superior.

Amigo personal del torero, el galerista confiesa haber intentado alcanzar las quimeras de Palomo Linares y así piensa seguir haciéndolo: “deseo llevar sus obras a Nueva York, Bogotá y Frankfurt en los próximos meses”. Treinta piezas que reflejan la vitalidad y el carácter del ex de Marina Danko y que, quién sabe, si acabarán decorando el hogar de alguno de sus tres hijos.

Sebastián Palomo Linares posa sonriente ante un óleo /Gtres
Sebastián Palomo Linares posa sonriente ante un óleo /Gtres

Sebastián compartió esta pasión con la otra ilusión que iluminaba su vida, Concha Azuara. La magistrada y pareja de Palomo Linares apoyó al recientemente fallecido artista en cada uno de sus proyectos, algo que confirma Marrero Santana: “Concha y Sebastián estaban muy unidos. Ella también estaba implicada en la exposición, le apoyó en todo momento. Se entendían muy bien”. Hasta tal punto que ambos querían formalizar su relación:”Se iban a casar y ya estaban preparando su boda, pero les faltaba la nulidad. Era el sueño de ambos”. Fue el amor el que rejuveneció al torero y el corazón el que se apagó con disgustos, aseguró Concha hace unos días. De momento, el siguiente paso era inaugurar Santana Art Gallery, en el que Juan de Ávalo le rendía homenaje a Palomo Linares, algo que todavía sigue en pie.

Parte de la última exposición de Palomo Linares /LOOK
Parte de la última exposición de Palomo Linares /LOOK

Puede que la colección de arte con la que tanto soñó Sebastián sea testigo de la visita de sus hijos. Miguel, Andrés y Sebastián acudirán próximamente a la exposición y así lo confirma Marrero Santana:“Sus hijos me han dicho que les gustaría acudir para así poder ver las obras de su padre”. Lo que todavía se desconoce es si el arte unirá a Concha y a sus descendientes. El galerista y amigo de Sebastián ha puesto todo su empeño en que llegue la calma a tanta tormenta. “En el tanatorio hablé con los hijos y les dije que tenían que aclarar las cosas con Concha. Ellos me dijeron que estaban consternados y prefirieron no responder”, desvela Miguel Ángel.

Comentar

Últimas noticias