Fondo de vestuario

Penélope Cruz ‘vuelve’ con el look que disparó su carrera

Penélope Cruz recupera su antiguo look / Gtres
Penélope Cruz recupera su antiguo look / Gtres

Aquel tango de Gardel reinterpretado en la voz de Estrella Morente a través de acordes flamencos podría considerarse la escena icono de Volver y el origen de un nuevo camino para Penélope Cruz. La estética manchega, cercana y añeja de la actriz en el filme que tantas alegrías le dio, la ha recuperado en su nuevo proyecto. Con un sencillo y ligero vestido camisero estampado de flores, un delantal de los de siempre, una trenza deshecha y el rostro sin aparente rastro de maquillaje, la intérprete mostraba su mejor sonrisa en la imagen que compartía hace unas horas en su perfil de Instagram. Acompañada de Pedro Almodóvar, la madrileña dedicaba unas ilusionadas palabras a este inmediato reto, en sus redes sociales: “Hoy hemos comenzado el rodaje de #dolorygloria de mi querido #pedroalmodovar ¡Cómo disfruto de cada segundo trabajando con él!”.

La elección estilística, fruto del vestuario de Dolor y Gloria, la próxima cinta del exitoso director, recuerda a las ropas que vestían a Raimunda, el personaje que supuso la primera nominación al Oscar de Cruz. Aquel fue un homenaje silencioso a la realidad de todas esas mujeres que tenían lo justo para vivir y con la ropa de todos los días les ‘bastaba y sobraba’. Un vestuario ideado por Bina Daigeler, que encontraba el equilibrio en un ‘mix’ de diseños de Marc Jacobs, Dolce & Gabbana y Prada junto a prendas adquiridas en el mercadillo. Ahora, de la sintonía entre estampados -de cuadros y flores- y un escenario sencillo se intuye un guiño, en términos de moda, por parte de Almodóvar a la historia que estrenó en 2006.

Inspirada en los años 60, la que será la película número 21 para el productor, la sexta que hace junto a Cruz, promete ser una suerte de reflejo de la dificultad del universo teatral. “Una serie de reencuentros, algunos físicos y otros recordados después de décadas, de un director de cine en su ocaso. Los primeros amores, los segundos amores, la madre, la mortalidad, un actor con el que el director trabajó, los sesenta, los ochenta, la actualidad y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando. Dolor y Gloria habla de la creación, cinematográfica y teatral, y de la dificultad de separar la creación de la propia vida”, explicaba él mismo hace unos meses.

Además de contar con la participación de la madrileña, en el filme tendrán papeles de importancia tanto Antonio Banderas como Asier Etxeandía, Julieta Serrano y Leonardo Sbaraglia. Si hace unos días se les podía ver realizando pruebas de cámara, tal y como ellos mismos mostraban en sus redes sociales, recientemente han comenzado el rodaje en Paterna (Valencia). Tan solo con el primer look el nuevo proyecto del director ‘se ha acercado al éxito’, estaremos pendientes de sus próximas pistas estéticas.

Últimas noticias