Con el sello de Raf Simons

El espectacular cambio de imagen de la flagship de Calvin Klein

Calvin Klein
La flagship de Calvin Klein en New York / Twitter @Calvinklein

Se cumple un año desde que Raf Simons cogiera las riendas de la dirección creativa de Calvin Klein y para celebrarlo ha querido reinventar el estilo y la decoración de su tienda más emblemática, la ubicada en la Madison Avenue de New York. El belga se ha asociado con la artista Sterling Ruby, con la que lleva colaborando una década, creando incluso colecciones de pasarela, para conferirle a la flagship una nueva identidad.

Una publicación compartida de CALVIN KLEIN (@calvinklein) el

Ya avisábamos hace algunos meses de las intenciones de ambos, pero ahora la tienda ha reabierto y su nuevo look es una realidad. El amarillo cuenta con un papel protagonista, dando viveza a las paredes. Andamios, flecos y textiles inspirados en la bandera de Estados Unidos colgando del techo dan personalidad a un espacio que busca reinventar los códigos clásicos de Calvin Klein.

Es la primera vez desde que está al frente de la marca que Raf Simons lleva a cabo un proyecto así, en el que ha puesto muchas ilusiones y que supone una nueva identidad, alejada del minimalismo tan característico de Calvin Klein. En declaraciones a Business of Fashion, Simons explica su objetivo con esta impresionante transformación: “Quería que la tienda generara una experiencia física inmediata, que pudiera estar íntimamente conectada con las colecciones. Que fuera una continuación del lenguaje que estoy creando con Sterling para la identidad visible y física de Calvin Klein”.

Una publicación compartida de CALVIN KLEIN (@calvinklein) el

Además, incide en la importancia de lo emotivo a la hora de redecorar la store: “El uso de referencias muy directas y familiares a la experiencia visual americana crea una conexión simple y emocional con la firma”. Por su parte, Sterling Ruby expresó sus impresiones al medio antedicho una vez abierta la tienda: “Buscaba que la tienda brillara, que represente un nuevo amanecer y que sea un punto de partida para celebrar el futuro de Calvin Klein”.

Este cambio de estética en la flagship cierra un año en el que Raf Simons ha conseguido revolucionar Calvin Klein gracias a sus diseños y colecciones únicas, pero respetado la esencia del ideal americano, premisa innegociable para la marca. Ahora, este edificio, que siempre ha contado con un aire art decó, se desmarca con una decoración que jamás habríamos imaginado.

 

 

Últimas noticias