Musa de Jeremy Scott

[Vídeo] Miranda Kerr se sube a la pasarela después de su boda secreta

No hay tiempo que perder, o por lo menos eso es lo que ha pensado Miranda Kerr. Dos semanas después de contraer matrimonio con el CEO y cofundador de Snapchat, Evan Spiegel, en una boda privada celebrada Brentwood (California), la modelo ha vuelto a retomar su trabajo. Atrás queda una luna de miel en el paradisiaco resort Laucala Island, ubicado en una isla privada de Fiji y cuyo precio por noche va de 12.800 a los 60.000 dólares.

Y qué mejor manera de volver a la faena que de la mano de Jeremy Scott y en Los Ángeles. Allí, Miranda Kerr ha sido uno de los rostros más carismáticos al ejercer como maniquí para presentar la Colección Crucero 2018 de Moschino, una línea llena de toques pin up. La aparición de la modelo era muy esperada, ya que significaba la primera vez que se la podía ver con su anillo de compromiso. De hecho, Miranda mezcló en el mismo dedo su joya nupcial con la de pedida, un diamante de gran tamaño.

Miranda Kerr Moschino
Miranda Kerr, desfilando para Moschino / Gtres

Aparte de por las noticias que envuelven a su vida privada en las últimas fechas, siempre hay muchas ganas de ver a Miranda Kerr sobre la pasarela. Ya retirada de ellas, la ex Victoria’s Secret no pierde ni un ápice de estilo y demuestra en cada una de sus apariciones que para ella modelar es como montar en bicicleta, nunca se olvida.

A sus 34 años, la australiana compagina sus compromisos publicitarios con alguna que otra aparición esporádica en las pasarelas, territorio en el que se desenvuelve fenomenal y en el que sigue siendo un rostro imprescindible. Además, en el plano personal no puede ser más feliz. Su simbiosis con la moda parece ser eterna y ojalá siga así mucho tiempo.

Comentar

Últimas noticias