Ataque de sinceridad

Esta famosísima supermodelo está orgullosa de ser musulmana

Bella Hadid
Bella Hadid / Gtres

En un mundo -el de la crónica social- que habitualmente se rige por los tópicos, los circunloquios y el arte de hablar mucho pero no decir nada, se agradece muchísimo cuando los famosos nos abren las puertas de su mente y/o corazón para descubrir su interior. Ahora ha sido Bella Hadid la que ha hecho un relato de vida lleno de sinceridad y dejando atrás la privacidad que se le presupone a personajes públicos de este calibre: “Estoy orgullosa de ser musulmana”. Unas palabras pronunciadas a una conocida revista internacional y que han recorrido las redes sociales como la pólvora.

Hay quien ya conocía la historia de la familia de la hermana de Gigi Hadid, pero quizás no todos conocían que su padre, Mohamed Hadid, nació en Nazaret, vivió en Siria y en el Líbano, para posteriormente tener que emigrar a Estados Unidos, donde se buscó la vida con tan solo 14 años de edad. Hoy, a sus 77 años, es todo un magnate y empresario de éxito gracias a la construcción de hoteles y edificios de lujo en Washington. Bella explica su opinión así: “Mi padre fue un refugiado la primera vez que vino a América, él siempre ha sido religioso y ha rezado por mi familia”.

Bella Hadid familia
Bella Hadid con sus padres, Yolanda y Mohamed / Gtres

Es precisamente en este punto, el de los refugiados, en el que Bella Hadid muestra una especial sensibilización: “Es algo que siento muy cercano”. No es para menos, pues se trata de un asunto que en este momento marca la actualidad estadounidense, con las polémicas políticas de Donald Trump en contra de los refugiados e inmigrantes y el levantamiento del comentado muro dentro de la primera potencia mundial.

La supermodelo palestino-holandesa está en las antípodas de las convicciones de Donald Trump y en alguna que otra entrevista no ha escondido su animadversión hacia el racismo: “Todas las personas merecen respeto y amabilidad. No debemos tratarlas mal simplemente por su procedencia. No es justo. Y ese mensaje es muy importante para mí”. Además, tanto ella como su hermana, Gigi Hadid, encabezaron el pasado mes de enero la marcha No Ban No Wall en el centro de Nueva York, protestando contra el veto a refugiados. A ambas se las pudo ver sujetando pancartas como We are all humans (todos somos humanos).

Bien es cierto que en los corrillos del mundo fashion se suele comentar la actitud de Bella Hadid en los eventos y desfiles, a menudo mostrando un exceso de timidez y serenidad, como si estuviera ausente. Sin embargo, con este alegato a favor de los refugiados, reivindicando sus creencias, demuestra que nadie es de piedra y que cuando quiere que se le escuche bien alto sabe cómo hacerlo.

Últimas noticias