RENACIMIENTO ESTÉTICO

La moda se rinde al esplendor de la ‘segunda edad’

Ali MacGraw
Ver Galería
Ali MacGraw en una imagen de archivo / Gtres

El retorno de Ali MacGraw como imagen de la casa Chanel abre el debate sobre el cambio en los roles estéticos en publicidad.

Ali MacGraw ha regresado a la Maison. Cuarenta años después de protagonizar el anuncio de la mítica fragancia Chanel nº 5 que le abrió las puertas de la meca del cine y que la convirtió en una de las actrices más prometedoras del momento, la inolvidable actriz de Love Story regresa a la firma de Coco para ser imagen de uno de los relojes de la marca.

Una campaña en la que la intérprete posa junto a otros grandes mitos del mundo de las pasarelas, eso sí, de la década de los noventa, Claudia Schiffer y Naomi Campbell y la actriz Vanessa Paradis.

MacGraw, que a sus ochenta años sigue siendo una defensora a ultranza de la belleza natural y luce con orgullo su larga melena del color de la nieve, se convierte en el icono fashion de una tendencia que cada vez está más en alza y que va en consonancia con la defensa precisamente de sus ideales: la supremacía de la simplicidad sobre el artificio y la lucha contra la hipocresía.

En un momento en el que el que por fin comienzan a defenderse los cuerpos exuberantes sobre la extrema delgadez y el envejecimiento natural frente al artificio, modelos como Ali se convierten en toda una referencia y un ejemplo a seguir.

Sin embargo, ella no ha sido ni la primera ni la única. Saber envejecer con naturalidad y espontaneidad es todo un arte en un mundo en el que la publicidad tiende a bombardearnos con campañas y productos que prometen el elixir de la eterna juventud. Por suerte, la tendencia está cambiando. Porque es imposible una bonita sonrisa en la que no exista arruga alguna y eso Ali lo sabe. Un rostro con marcas es un rostro que ha vivido mil historias y supone toda una experiencia poder sentarse a escucharlas.

De un tiempo a esta parte, ha habido un cambio de actitud. No solo con caras conocidas como la de la protagonista de Love Story, sino también a nivel más local.

En Rusia, por ejemplo, el fotógrafo Igor Gavar ha creado la agencia Oldushka. Una agencia que tiene por objetivo dar ejemplo y demostrar que la belleza va más allá de la edad.  Por eso, no contrata a modelos menores de 45 y lo habitual es que la edad media en esta empresa sean los 60.

Pero Oldushka no es un ejemplo aislado. Cada vez más, las grandes firmas como Zara o Mango, -o incluso Dolce & Gabbana con sus incombustibles nonnas- incorporan modelos de edades superiores a los 40 en sus campañas, porque el público quiere identificarse con lo que compra y es difícil hacerlo con modelos que apenas superan los 20.

Sin embargo, son los rostros conocidos como los de MacGraw los que más repercusión tienen en las conciencias. Ella ha sido la última en regresar a primera plana y ponerse ante las cámaras con su mirada limpia y la frente despejada, pero otras abrieron el camino.

American Apparel fue la pionera, con su línea de ropa interior protagonizada por  Jacky Shaughnessy, una modelo que superaba los sesenta años. La siempre colorista Iris Apfel a sus más de 90 años no dudó en prestar su imagen a una campaña de Kate Spade, que además protagonizó junto a la modelo Karlie Kloss. Joni Mitchell, a sus 71 años posó para Saint Laurent, mientras que la periodista Joan Didion, a sus ocho décadas, lo hizo para la firma de moda Céline.

En España, Juan Duyos quiso reivindicar a la mujer normal, la mujer no perfecta, con más edad. Lo hizo en uno de sus desfiles de la MBFWM en el que reunió a las mujeres que forman parte de su círculo más íntimo para presentar su colección. También Francis Montesinos ha recurrido a la Miss Alicia Borrás para desfilar quien, además ha sido protagonista de algunas campañas de Desigual.

El ejemplo de la que fuera esposa de Steve McQueen ha sido el último de una larga lista de modelos que reivindican una belleza natural, sin exageraciones ni artificios. Unos perfiles acordes con la realidad de las personas, porque en el fondo las modelos han de ser un fiel reflejo de la realidad a la que representan, ni más y menos.

Lo último en Estilo

Últimas noticias