A partir de enero

León se convierte en Capital de la Gastronomía 2018

León
Vista de la catedral de León / Gtres

Desde el próximo 1 de enero de 2018, León se postula como una parada obligatoria a nivel estatal, ya que la ciudad de la comunidad homónima ha sido elegido Capital Española de la Gastronomía 2018. Un mérito que consigue tras una carrera de fondo con la que era su única competidora, Cuenca, y que sirve para relevar a Huelva, agraciada con la misma distinción en 2017.

“León, manjares de reyes” ha sido la propuesta seleccionada por un jurado formado por distintos profesionales del turismo, la hostelería, la comunicación y representantes del Ministerio de Agricultura, que sitúa a León como referente gastronómico a nivel nacional y también internacional. Lo cierto es que el apoyo de 1.400 avales, entre los que se encontraban figuras relevantes del mundo de la cocina, las artes, los deportes o el espectáculo, ha sido clave para su designación final.


Para la ciudad es un incentivo turístico importante de cara al 2018, tanto es así que tienen programas unas 160 actividades -una cada dos días- para demostrar que la cultura culinaria leonesa “es la mejor de la gastronomía más prestigiosa, la española, la nuestra”, tal y como ha dicho en el acto de elección el alcalde de León, Antonio Silván. Entre las más destacadas, un récord Guinness del plato más grande de cecina, una ruta del vermú o la visita de cocineros con estrella Michelín.

4 motivos para saborear León

Con el objetivo de abrirte el apetito e incentivar las ganas de perderse por sus calles de arquitectura decimonónica, en LOOK te proponemos cuatro razones por las que visitar la ciudad y que nos hacen entender el porqué de su elección como capital gastronómica.

En primer lugar, es imposible nombrar León y no acordarse de la cecina. Considerada como bocado de reyes, en la actualidad el 95% de toda la que se consume en España y se exporta a diferentes países europeos está producida y elaborada en León. Servida con un toque de aceite de oliva virgen extra, es sin lugar a dudas una de las delicias de la nueva capital gastro.

Una publicación compartida de Tapitas (@tapitasapp) el

Para acompañar la cecina, nada mejor que un vino del Bierzo, elaborados a caballo entre el oeste de León y Asturias, con una uva característica de la región en la que se produce.

En tercer término, no te puedes marchar de allí sin probar su morcilla. Es un clásico de su tapeo y se suele servir a la plancha y desmigada, junto a patatas fritas y una tostadita de pan. Otra manera de encontrarla es dentro de una masa de hojaldre, todo un regalo para el paladar más exquisito.

Para culminar, nos permitimos el lujo de recomendarte que busques todas estas propuestas en el casco histórico. El llamado popularmente como ‘Barrio Húmedo’ es una de las zonas de bares y tapas con mayor prestigio de la ciudad y en la que encontrarás el sabor más tradicional de León.

Temas

Últimas noticias