Empresarias

Elena Furiase vs. Lolita: el día y la noche en el negocio de la moda

lolita elana furiase moda
Lolita y Elena Furiase, madre e hija unidas por la moda / Gtres

Después de fracaso de la firma de complementos de la hija de Flores, su hija ha decidido probar suerte con una estrategia muy distinta

Hace muy pocas semanas Elena Furiase se estrenaba en el mundo de la moda con el lanzamiento de su propia firma en colaboración con su socia y estilizan, Ana Capel, Anelle, una marca joven con diseños muy cuidados con la que pretenden hacerse un hueco en una industria tan dura y exigente. La misma que vio años atrás cómo la aventura empresarial de su madre, Lolita Flores, se iba al traste poco después de su creación en 2008 acarreándole una gran deuda. La protagonista de El Internado parece haber querido seguir los pasos de su progenitora no solo en el terreno de la actuación, sino también en el de los negocios, aunque ello no quiere decir que su sello corra la misma suerte. ¿En qué se diferencian sus firmas?

lolita flores toalla
Lolita posa con uno de sus diseños en 2008 / Gtres

Madre e hija pertenecen a generaciones muy distintas, al igual que lo son sus respectivos estilos. La hija de Lola Flores quiso probar suerte en el diseño de accesorios y complementos de corte informal para la playa con una colección completamente estacional compuesta por toallas, chanclas o capazos de mimbre con sus propios dibujos de gitanas como hijo conductor. Por su parte, la joven ha optado por un proyecto mucho más ambicioso y atractivo, centrado en los vestidos de invitada. Modelos sofisticados, elegantes y muy cuidados que, por el momento, han tenido una gran acogida a juzgar por los comentarios obtenidos en las redes sociales.

elena furiase anelle
Elena Furiase, guapísima, durante una fiesta de Elle con uno de sus diseños / Gtres

Otra de las principales diferencias radica en que, a las puertas de la peor crisis económica que se recuerda en el país, la intérprete de Sarandonga invirtió todos sus ahorros en su firma, a la que bautizó con su mismo nombre, Lolita Flores. Su empresa era 100% patrimonio personal y no contaba con ningún tipo de financiación externa, lo que suponía que asumía un gran riesgo en solitario. Sin embargo, su hija cuenta con una socia por lo que, en caso de problemas, el riesgo es compartido y el impacto menor.

Asimismo, Elena Furiase cuenta con un escenario mucho más favorable, puesto que en la era de las redes sociales cuenta con una visibilidad mucho más amplia que favorece que los diseños de Anelle y lleguen a todo el mundo. Además, ella misma ejerce como embajadora de excepción de sus propios vestidos, ya que, orgullosa de ellos, no duda en ponérselos para exhibirlos sobre la alfombra roja de todo tipo de eventos. Sin duda, la mejor de las promociones posible, y sin gastar un euro en publicidad. | [LEER MÁS: El secreto que esconde la canción de Sebastián Yatra y que podría estar vinculado con Julio Iglesias]

Lo último en Estilo

Últimas noticias