Política y belleza

¿Realmente funciona la crema que robó Cristina Cifuentes? La respuesta en nuestra galería

Cristina Cifuentes
Ver Galería
Cristina Cifuentes

La dimisión de Cristina Cifuentes, precipitada en el día de ayer tras difundirse un vídeo en el que es pillada tras robar unas cremas anti edad en un supermercado en 2011, ha generado multitud de titulares en el plano nacional. Un escándalo que ha afectado a su imagen no solo a nivel político, sino también ‘beauty’, puesto que no ha hecho cosa que centrar nuestra atención en esos productos cosméticos y cómo han contribuido a la transformación de su rostro.

Y es que desde el momento en que se produjeron los hechos, la ya ex presidenta de la Comunidad de Madrid ha experimentado una notable evolución a nivel físico. Tanta, que hubo quien puso en tela de juicio que la mujer que aparece en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del establecimiento se tratara realmente de ella. Pero, ¿cómo eran estos ungüentos para que obraran el milagro de hacerla rejuvenecer varios años?

Cristina Cifuentes

Lo cierto es que no estamos hablando de carísimas y exclusivas fórmulas de laboratorios de alta tecnología al servicio de la belleza, ni de recetas mágicas creadas a medida de sus necesidades. Su preciado objeto de deseo no era otra cosa que una crema que podríamos llamar ‘low cost’, valorada en tan solo 20 euros, y disponible en cualquier superficie comercial. Según han apuntado varios medios nacionales, se trata de Olay Regenerist 3 Áreas, una hidratante ‘antiage’ considerada como uno de los ‘best seller’ de la popular firma. Aunque en realidad, lo más correcto sería decir que nos referimos a la versión del producto disponible en aquella época, dado que ya han transcurrido 7 años y las casas cosméticas tienden a actualizar su catálogo con cierta frecuencia.

Cristina Cifuentes

Sea como fuere, a tenor de las imágenes de Cifuentes a lo largo de estos años, la realidad es que la pócima milagrosa de Olay funciona. En la actualidad, la política luce más joven que nunca, no sabemos si gracias a sus cremas fetiche o a algún otro truco secreto. Al margen de su ya famosa tirante coleta, su rostro se muestra mucho más terso, redefinido y sin apenas arrugas que antaño.

Si quieres comprobarlo con tus propios ojos no tienes que hacer más que pinchar en nuestra galería y salir corriendo a por tu crema de Olay.

Últimas noticias