¿Descuido o intención?

El ‘beauty drama’ de Katherine Heigl

Katherine Heigl
Katherine Heigl y su espectacular piel quemada / Gtres

Se le llama tanorexia a la adicción al bronceado o a esa necesidad imperiosa de lograr un tono de piel más oscuro, cueste lo que cueste. Se trata de un comportamiento diagnosticado científicamente y que sufre un número considerable de personas en todo el mundo. Desconocemos si Katherine Heigl está entre ellas, pero lo que parece claro viendo su última aparición es que el sol le gusta demasiado. Eso o que no se echa la protección suficiente. Y es que se presentó de esta guisa en la alfombra roja de la premiere de ‘Unforgettable’.

Lejos de querer esconder la quemazón, Katherine lució un vestido blanco de tendencia shoulders off, que resaltaba más aún el exceso de rayos de sol en su blanca piel. La decisión de llevar los hombros al descubierto permitió dejar a la vista esa marca del bikini tan típica en los meses veraniegos. No parecía muy preocupada la actriz, que posaba felicísima junto a su marido Josh Kelley. Por cierto, es una de las primeras red carpet que tienen a Heigl como protagonista, después de unos cuantos años en los que unas actitudes algo déspotas le alejasen de los focos y de ese componente mediático que siempre ha tenido.

Katherine Heigl
Gtres

Tomar en el sol en exceso no es aconsejable y puede resultar nocivo a largo plazo sobre la piel. Para la Academia Española de Dermatología, el tiempo justo de exposición a sus rayos debería ser de 20 minutos unos tres días a la semana. No tenemos el dato concreto, pero seguro que Katherine Heigl ha estado más tiempo. Sea como fuere, si alguna vez te has visto en la habitual tesitura de tener que acudir a un evento importante unas horas después de una toma solar exagerada, te damos algunas soluciones para camuflar las rojeces.

Loreal propone, ante todo, evitar esta situación, untándote una crema de alta protección antes de la exposición. Si no ha sido así, presta atención. En primer lugar, aplícate un corrector para tapar las pequeñas quemaduras faciales, a ser posible acorde con el tono de tu piel para que no se noten diferencias. Después, utiliza una BB Cream para hidratar y unificar su color, verás cómo pronto adquiere un tono dorado. Por último, sírvete de unos polvos traslúcidos repartidos por todas las zonas quemadas de forma uniforme y con la ayuda de una brocha. ¡Suficiente para disimular la quemazón! Pero, recuerda, siempre es mejor prevenir que curar.

Últimas noticias