‘Body Positive’

La última tendencia viral beauty no se vende en tiendas

Movimiento Body Positve Jennifer Lawrence
Cada vez más celebrities, como Jennifer Lawrence, celebran la aceptación de uno mismo. / Gtres

“No voy a morirme todos los días de hambre para hacer felices a los demás. Eso es estúpido”, contestó la actriz Jennifer Lawrence cuando fue preguntada sobre un hipotético aumento de peso. Y esa sencilla (y poderosa) respuesta de Lawrence recoge la esencia principal del movimiento ‘Body Positive’, el maravilloso fenómeno que aboga por la necesidad de sentirnos a gusto con nosotros mismos, sin obsesiones ni inseguridades, y que está sufriendo un brutal aumento de popularidad. Cada vez son más las mujeres que se unen y plantan cara a los cánones establecidos, porque una sociedad que cataloga la talla 38 con la etiqueta ‘plus size’ es una sociedad con un ideal de belleza injusto y mal entendido, que necesita de mensajes positivos.

Con esta premisa de fondo, de mensajes positivos se llenó el instituto Laguna Hills de California, donde una alumna de 17 años decidió proponer una actividad extraescolar nada convencional: difundir mensajes para subir el ánimo. La idea tuvo una gran acogida por el resto de alumnas del centro, que sustituyeron los espejos del baño por carteles en los que se podían leer frases como “eres increíble” o “sonríe”. ¿El objetivo de la joven? Recordar que todos somos suficientemente buenos y deberíamos ser tratados por igual.

‘Body Positive’ no es un movimiento relegado exclusivamente al género femenino ni a las grandes tallas. El fenómeno celebra la diversidad de todos los cuerpos y la aceptación de uno mismo, sin importar forma, tamaño, edad, color ni sexo. Parece que la revolución comienza a ser una realidad y así se refleja en la industria del entretenimiento, creadora de cánones y estándares sociales.

Modelos y actrices se niegan a ser retocadas con Photoshop y la presencia de algunas celebs como Amy Schumer, Kate Winslet o Beyoncé, empiezan a molestar en Hollywood. La moda también se pone las pilas y abre la mente. Algunas potentes firmas, como Nike y Asos, y diseñadores de prestigio, como Michael Kors y Prabal Gurung, apuestan por ampliar el tallaje de sus colecciones y suben a las pasarelas a modelos con la etiqueta ‘plus size’, como Ashley Graham, la cabeza más visible de la revolución que pelea por hacer de la moda un espacio más inclusivo, donde todos los cuerpos encuentren su representación.

Este movimiento, que comenzó en 1996, se ha viralizado como en la espuma en las redes bajo el hashtag #bodypositive, donde ya más de 2 millones de personas han celebrado a través de sus publicaciones ser tal y como son.

Comentar

Últimas noticias