Body Painting

Vitíligo convertido en body art

vitíligo

Probablemente hace unos años el vitíligo te sonase a chino. Gracias a Winnie Harlow y a Desigual, pudimos ponerle nombre a esta condición de la piel que sufren miles de personas en todo el mundo. Lo que en el pasado podría considerarse como un defecto genético, ahora es belleza, es arte. Y la Instagramer Ashley Soto, la mejor prueba de ello.

Con tan solo 12 años, Ashley notó que había aparecido una pequeña mancha en su cuerpo. No le dio importancia hasta que, unos meses después, otra zona de su cuerpo comenzó a despigmentarse. Cuando le diagnosticaron vitíligo, la vida de Ashley cambió para siempre. Al principio, trataba de esconderse, de cubrir su cuerpo con ropa, con maquillaje. Hasta que un día comprendió que su cuerpo “es un lienzo pintado de forma diferente”.

Hace poco menos de un año, Ashley tomó la decisión de compartir en las redes sociales una fotografía en la que muestra las manchas que recorren cada centímetro de su cuerpo. “Me encuentro en un momento de la vida en el que puedo decir que amo mi piel. Me ha costado llegar hasta aquí y espero que este post ayude a otras chicas a sentirse a gusto consigo mismas y con sus cuerpos, porque todo el mundo es perfecto. Puede que ahora no lo veas, pero confía en mí, eres especial. Tenemos que amarnos más. Acéptate y todo comenzará a tener sentido”, escribía.

Ahora, con 21 años y cerca de 85.000 seguidores a sus espaldas, Ashley Soto ha convertido literalmente su cuerpo en un mapa, en una obra de arte única e irrepetible: “Hasta que un día no cogí un rotulador negro y marqué mis manchas no me di cuenta de lo increíble que es mi vitíligo. He conseguido crear algo hermoso de algo que otros consideran una imperfección”, dice en una entrevista.

Después de eso, Ashley siguió experimentando e incluso se ha atrevido a imitar ‘La noche estrellada’ del mismísimo Van Gogh.

Últimas noticias