¿CASUALIDAD O PREMEDITACIÓN?

¿Por qué la felicitación de Harry y Meghan es siniestra?

Meghan Markle y el príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry / Gtres

La fotografía de los duques de Sussex no es tan inocente como parece.

Estábamos fascinados con la felicitación navideña de los duques de Sussex, hasta que nos hemos dado cuenta de un pequeño detalle. La imagen, en blanco y negro, destila un halo de romanticismo irresistible. Tomada en los jardines de Frogmore House -el mismo lugar en el que dentro de unos meses la pareja iniciará una nueva vida- el día de su enlace, la fotografía muestra a la pareja de espaldas, mirando los fuegos artificiales se lanzaron al final de la fiesta. Una instantánea idílica que sin embargo oculta una siniestra coincidencia de la que probablemente Harry nunca fue consciente, pero de la que Meghan siempre estuvo al tanto.

Y es que, salvando las distancias, la imagen guarda un parecido asombroso con la fotografía del anuncio de la boda entre la actual duquesa de Sussex y su primer marido, el productor Trevor Engelson. Si Harry y Meghan aparecen de pie, con las manos entrelazadas y mirando hacia el lago, en el caso de su primer marido, se sitúan sentados en frente a la playa, pero exactamente en la misma posición. Junto a ellos, un texto en el que se anuncia su próxima boda en Jamaica, que tuvo lugar en 2011. Ambas imágenes en blanco y negro y en las dos, Meghan aparece a la derecha, con el brazo rodeando la cintura de su marido, la única diferencia apreciable es el entorno y que en una están sentados y en la otra de pie.

Aunque se desconoce quién ha sido el responsable de la elección de la imagen aunque, dada la coincidencia, todo apunta a que Meghan ha resultado la encargada. Una elección poco apropiada si se tiene en cuenta que la norteamericana debería evitar hacer alusiones al pasado en la medida de lo posible.

Últimas noticias