En un momento convulso

El día más importante de Leonor

Leonor de Borbón entrega por primera vez los premios Princesa de Asturias en plena convulsión política y social en Cataluña

La princesa Leonor
Ver Galería
La princesa Leonor en una imagen de archivo /Gtres

Lo ha ensayado hasta la perfección y está muy ilusionada, pese a todo. Es el día más importante de su vida, hasta ahora. Leonor de Borbón seguirá los pasos de su padre cuando esta tarde recorra por primera vez la alfombra del Teatro Campoamor. Los periodistas que cubrieron la recepción del Día de la Hispanidad, tras la celebración del desfile militar, cuentan que fue la reina Letizia la que aseguró que el Rey se siente mas nervioso que la propia Leonor ante el que será el primer discurso en público de su hija. Quizá sea porque recuerda el suyo, también a los trece años, y sólo don Felipe sabe lo que es llegar a un auditorio lleno de mayores ilustres y con la responsabilidad de leer por primera vez en público, cuando solo se espera que lo hagas entre muy bien y perfectamente. La voz de don Felipe era aún infantil cuando pronunció sus primeras palabras, enfundado en una impecable camisa blanca, chaqueta azul cruzada, bien repeinado y con corbata azul con discreto dibujo en blanco. Seguro que el pellizco en el estómago estaba ahí, ante siete micrófonos, gigantes como molinos, sus padres los Reyes y el solemne auditorio en un completo silencio, solo interrumpido por el continuo clic de los flashes de las cámaras fotográficas.

Felipe ha querido dar todo el protagonismo a su hija Leonor / Gtres
Felipe VI y su hija, Leonor, en su llegada a Oviedo este pasado jueves / Gtres

Ese día fue el primero en la historia de los galardones, hoy considerados los más prestigiosos del mundo, después de los Nobel. Leonor llega 38 años después y tanto los premios como España son muy diferentes. Este viernes ha amanecido en plena convulsión política y social tras la sentencia condenatoria al proceso soberanista de Cataluña y la violenta respuesta de los independentistas. Los nervios del Rey Felipe VI seguro que los comparte su hija también, pero hacia adentro, como ambos se muestran ante quienes les observan: serenos, reflexivos, tranquilos. El día ha llegado y ha llegado así.

Don Felipe muere por sus hijas y sabe, mejor que nadie, cómo se siente hoy Leonor. ¡Cuántas veces habrá visto el vídeo del discurso de su padre! Quizá le tranquilice saber que el Príncipe leyó solo durante minuto y medio. Para ella han reservado 5 minutos, que no tiene por qué apurar. Del vestido se ha encargado su madre, la reina Letizia, quien le antecede en 15 citas con esta entrega de galardones, hoy llamados Princesa de Asturias, y en los que ha escogido especialmente modelo y complementos, a sabiendas de la importancia de este acto y de ser el centro de todas las miradas.

Leonor
Gtres

Letizia, como madre, sabe que hoy es el día de su hija, y como Reina, que la Heredera es Leonor y, por tanto, la mayor protagonista. Su hermana la infanta Sofía entrará junto a ella al Campoamor. Siempre van juntas, es algo importante que normaliza los actos públicos cada vez más frecuentes y le presta, además, seguridad a ambas.  Teresa Sanjurjo, directora de la Fundación Princesa de Asturias, ha declarado que, pese a la distinción de rango, se mantendrá tanto a la Princesa como a la Infanta en un plano de igualdad. Ellas, que son piña, encantadas.

Letizia
Letizia y Leonor, en una imagen de archivo / Gtres

Aunque no se ha confirmado, se espera que la reina Sofía acuda, al menos, a la ceremonia de entrega para ver a su nieta en su primer discurso. Luego viajará rápidamente para estar presente al día siguiente en el funeral de la reina Elena de Rumanía, fallecida en 1982 y cuyos restos se trasladan este sábado desde Lausana, donde fue enterrada en tiempos de Comunismo en Rumanía, a su país natal, para que reposen en la cripta familiar.

Don Felipe abrirá y clausurará el acto en el Teatro Campoamor, pero Leonor hablará primero. Estará cerca, a su derecha, como don Juan Carlos lo tuvo a él aquel 3 de octubre de 1981 en el que le aplaudieron durante minuto y medio. Entonces leyó tranquilo, algo serio para finalmente sonreír tímidamente cuando comenzó a sonar un cerrado aplauso que se alargó durante algo más de minuto y medio. Fue otro octubre, otro Príncipe, otra España (meses después del intento de golpe de estado del 23-F). Hoy es el día más importante para la princesa Leonor en el mismo escenario, pero en otros momentos históricos, desgraciadamente. Tiene que vivirlo. Le ha tocado y no puede elegir. Ya mostró aplomo cuando leyó el primer artículo de la Constitución hace ahora un año. Ese, su sonrisa, y los restantes 168 artículos de la Carta Magna, le avalan. Ya he dicho en alguna ocasión que me produce ternura entender a una princesa que aún no ha cumplido los 14 años. No quiero pensar que pronto, como Princesa de Girona, tendrá también que viajar a esa hermosa tierra. Suerte, pequeña Alteza.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias